Zonas de bajas emisiones, ¿buena solución a la contaminación en CDMX?

La ciudad de Londres amplió su programa de zonas de ultra baja emisión, y creemos que sería una solución interesante para las contingencias ambientales en México.

El programa de la ciudad de Londres, en el Reino Unido, acaba de ampliarse. El programa consiste en cobrar una cantidad predeterminada a los autos que no cumplan con ciertas condiciones de emisiones contaminantes por circular diariamente en puntos críticos de la ciudad. Estas ‘zonas’ son elegidas en función de los lugares con mayor índice de contaminación.

En Londres se cobrarán 12.50 libras (casi 300 pesos) por cada día que un auto diésel anterior a Euro 6 o uno de gasolina anterior a Euro 4 circule en esas zonas. En México no tenemos una referencia así, pero sí tenemos el programa de verificación vehicular que en teoría clasifica a los autos en circulación según el nivel de emisiones.

Este programa viene acompañado de otro más que se ha desarrollado para permitirle a los más de 700,000 automovilistas que tienen autos considerados contaminantes que se pongan al día, con beneficios fiscales para aquellos que cambien su auto viejo por uno nuevo, con un motor más moderno y limpio o incluso un eléctrico.

Esos impuestos que se cobran diariamente a los autos contaminantes por circular en las zonas de mayor índice de contaminación servirían para mejorar y expandir el transporte público, ayudando así a la movilidad de las personas con un auto antiguo.

En teoría, el plan tiene mucho sentido y por como parece que se ejecutará en la capital inglesa podría tener éxito, pero como decimos, depende totalmente de la ejecución y francamente, no estamos seguros de que nuestros gobernantes puedan hacerlo, educando a la policía para imponer las multas y asegurarse de que el dinero recaudado se destine a lo que debe.

Ahora lee

>> Contingencia Ambiental CDMX: Checa si tu auto puede circular este jueves 7 de junio

>> Prueba mediano plazo: Toyota Prius 2018, consumo de ¡24.3 km/l!

>> El apetito por los vehículos eléctricos aumenta, 1 de cada 5 conductores americanos quiere uno