Volkswagen Virtus 2019, el análisis más completo con todo lo que debes saber, incluidos los rivales que tendrá en México

Gran expectativa ha generado el debut del tan esperado Volkswagen Virtus, teóricamente, el sucesor del exitoso Vento, que en esencia es una versión sedán del actual Polo. El Virtus hará exactamente lo mismo, colocándose como una versión de tres volúmenes del nuevo Volkswagen Polo.

El auto será fabricado en Brasil usando la plataforma MQB A0 de los nuevos autos subcompactos del Grupo Volkswagen, que ya se presentaron en el viejo continente. Estructuralmente es idéntico al Polo europeo, pero los ingenieros han extendido la plataforma ligeramente, dándole una distancia entre ejes de 2,650mm, 85mm más que el Polo, para obtener una mejor habitabilidad para los pasajeros de las plazas traseras y un mayor volumen de carga en cajuela. El auto es 425mm más largo que el Polo de nueva generación.

En Autología, te contamos toda la información que salió al momento de su lanzamiento en noviembre pasado, analizamos a sus derivados mecánicos y ya hasta lo manejamos para traerte de primera mano las impresiones de manejo. Ahora, te vamos a contar todo lo que no sabías: qué es, qué viene a hacer dentro de la gama de Volkswagen en México, cómo y cuándo llegará y sus rivales principales.

Aunque en esencia es una evolución del Vento, todo parece indicar que convivirá con él y terminará siendo más un relevo de la generación actual del Jetta (Mk6), que tendrá, finalmente, un relevo generacional el próximo mes de marzo (Mk7) y con ello, escalará en precios, dejando espacio para un sedán en la gama entre el Vento y el nuevo Jetta. Ese espacio es el que ocupará el Virtus cuando llegue a México.

El Virtus es solamente 170mm más corto que el Jetta actual con 4,482mm de largo (contra 4,652mm del Jetta Mk6) y la distancia entre ejes es virtualmente idéntica con 2,650mm de largo. Para ponerlo en perspectiva, el Virtus tiene una distancia entre ejes 72mm más larga que la de la quinta generación del Jetta, conocida en México como Bora.

Por tamaño y espacio, tiene argumentos suficientes para relevar a un auto del segmento C a pesar de estar ubicado firmemente en el segmento B. Los autos, en general, han crecido notablemente en la última década y eso se hace evidente con el Virtus.

Entonces, Volkswagen tendrá una estrategia doble en el segmento de los subcompactos, con el Vento atacando el mercado de volumen y liberando al nuevo Virtus para que vaya tras de los subcompactos en la parte alta, con un nivel de equipamiento más completo y, naturalmente, un precio también más elevado, que deberá oscilar los 300,000 pesos en versiones tope de gama.

Eso nos lleva a los rivales que tendrá. De forma similar a lo que hacen General Motors con Aveo y Sonic y Toyota con Yaris Sedán y Yaris R, Vento seguirá siendo rival de los autos en la parte baja, productos como los ya citados Aveo y Yaris Sedán, Nissan Versa, Renault Logan o Dodge Vision.

Mientras tanto, el nuevo Virtus buscará competir en el sector de gama alta contra un nicho de menor volumen, pero más amplio en su oferta: Kia Rio Sedán, Hyundai Accent, Peugeot 301, Chevrolet Sonic, Toyota Yaris R, SEAT Toledo o el Honda City, todos ellos con completo equipamiento de confort por un precio cercano a los 300,000 pesos.

Entonces, el análisis de sus rivales nos lleva al nivel de equipo que ofrecerá, o al menos al que tendrá que ofrecer para mantenerse competitivo. En Brasil, el auto puede incorporar el cuadro de instrumentos digital, pantalla táctil de 6.5 pulgadas con interfaces Android Auto y Apple CarPlay, control de clima bizona, luz diurna con tecnología LED, mandos al volante y computadora de viaje.

Estamos casi seguros de que todos estos atributos llegarán a México, aunque eso sí, algunos de ellos, como el cuadro de instrumentos digital, serán exclusivos de las versiones tope de gama.

El apartado de seguridad estará cubierto, pues ha recibido el máximo galardón en las pruebas de impacto de Latin NCAP, con un inteligente esquema de bolsas de aire laterales con protección lumbar y de tórax en todas las versiones, anclajes ISOFIX para sillas de bebé, control electrónico de estabilidad y cinturones de seguridad de 3 puntos para las 5 plazas en todas sus versiones.

Mecánicamente, ofrecerá de inicio al conocido y competente bloque de cuatro cilindros y 1.6 litros con 110hp acoplado a cajas manuales de 5 relaciones o automáticas Tiptronic de 6. Este motor será cumplidor, pero no sobresaliente en su segmento, frente a otros bloques de tamaño y potencia similar.

Como incorporación tardía podría llegar el motor tri-cilíndrico de 1.0 litros con inyección directa y turbocargador que eroga 115hp y 147lb-pie de par. Este bloque, que ya conocemos de SEAT Ibiza y Toledo sí sería sobresaliente en su segmento si el precio de venta se mantiene a raya, con consumos de hasta 20km/L en manejo mixto y una más que adecuada entrega de torsión desde muy bajas vueltas.

Queda por conocer la fecha de llegada a México. Los directivos de Volkswagen no han dado una fecha oficial, pero tentativamente llegaría durante el segundo o tercer trimestre del año, solo unas semanas después de que la séptima generación del Jetta haya llegado a los concesionarios.

Después de todo, el Jetta Mk7 será introducido en marzo, dejando de comercializarse el Mk6 de forma simultánea y no parece sensato quedarse sin un sedán de volumen por precios inferiores a los 280,000 pesos tanto tiempo.