Volkswagen de México presenta a Tiguan R-Line, ya a la venta con un precio 538,990 pesos

La versión con un sabor más deportivo ya está disponible en México y no será una edición limitada; se ubica entre Comfortline y Highline.

Volkswagen introduce oficialmente al nuevo Tiguan R-Line en México, una versión que se populariza dentro del portafolio rápidamente. Ya había aparecido anteriormente en el Tiguan de primera generación y en el Passat, y ahora, vuelve a comercializarse en Tiguan después del lanzamiento del Jetta Mk7.

Esta variante no modifica el tema mecanico y dinamico, las mejoras constan principalmente de puntos estéticos en el exterior e interior, además de un más alto nivel de equipamiento, que le dan ese enfoque más deportivo. Recordemos que esa es la esencia de R-Line, los modelos R con motores más potentes y puesta a punto más radical se encuentran algunos escalones por encima.

Al frente contempla mejores interesantes, la más notoria es la adopción de faros Full LED con una parrilla cromada con logo R-Line y luces de niebla rediseñadas, además de montar una fascia con detalles en color negro, más musculosa.

En el costado destacan los rines Sebring de 19 pulgadas con 5 brazos dobles terminados en color gris obscuro y el logo de R-Line en la salpicadera delantera, mientras que el trasero contempla de nuevo calaveras con tecnología LED y una fascia más deportiva.

Por dentro mantiene los buenos acabados que conocemos y apreciamos en el resto de la gama del Tiguan, pero frente al Tiguan Comfortline, suma el paquete de asientos forrados en piel, calefactados al frente y con ajuste eléctrico de 8 reglajes para el conductor más memoria. También contempla el techo panorámico con luz ambiental y acentos texturizados en tablero y puertas.

Tiguan R-Line echa mano del propulsor TSI de 1.4 litros con 150 hp y 184 lb-pie de par que también se monta en las versiones Trendline Plus y Comfortline, acoplado a una caja automática DSG de doble embrague con 6 relaciones. El motor 2.0 litros TSI Budack con 180 hp sigue siendo exclusivo de la variante Highline 4Motion, con caja DSG de 7 relaciones.

Sensaciones de manejo

El motor no es tan explosivo como el 2.0, pero cumple a cabalidad con la tarea que se le ha impuesto, mover con soltura a un SUV de más de 4,700 mm de largo. A pesar de que la cifra de potencia es la más baja del segmento, el par motor es uno de los más altos, y hace un gran equipo con la caja DSG para convertir a Tiguan en una de las más dinámicas.

Me llama la atención especialmente el modo de desactivación de cilindros porque permite que el motor apague dos de los cuatro pistones y consiga consumos de hasta 27 km/L en situaciones puntuales, con promedios consistentes de entre 15 y 16 km/L. De la misma forma, el motor turbo no se percibe como tal, la caja enmascara muy bien el retraso del turbocargador y no hay una patada notable, es más bien cómo manejar un motor atmosférico de mayores dimensiones al nivel del mar.

Después de casi un año de la llegada de esta segunda generación a México, Volkswagen ha logrado obtener un crecimiento del 400 por ciento en la porción de mercado, pasando del 2 al 10 por ciento, además de presentarse como la sexta mejor vendida del segmento. Ya con un tiempo a la venta, Volkswagen ha visto áreas de mejora en la gama, que además de la introducción de Tiguan R-Line recibe la posibilidad de incorporar una tercera fila de asientos también en versión Highline 615,990 pesos (antes solo estaba disponible en Comfortline) y despide a la versión de entrada Trendline; ahora Trendline Plus será el acceso por 409,990 pesos.

Ahora lee