Volkswagen Citi Golf, el Caribe Mk1 que se vendió en Sudáfrica hasta 2009

Cuando Volkswagen lanzó la primera generación del Golf en Sudáfrica, conocido como Caribe en México, en el año de 1974, el auto tuvo un éxito de ventas brutal. Era económico de comprar y de mantener, y tenía un manejo muy superior al de los hatchbacks compactos de la época.

En 1978 la filial sudafricana comenzó con la producción del modelo y cuando llegó la segunda generación en 1984, la marca alemana se vio en la necesidad de seguir ofreciéndolo junto a la primera, ya que el Mk2 era más grande y también más costoso.

El auto de primera generación continuó en producción en la planta de Uitenhage, Sudáfrica y se importó maquinaria de la planta de Pennsylvania, Estados Unidos cuando la producción del Mk1 cesó en nuestro vecino país del norte.

De inicio, se pensó en dejar al auto con el nombre Econo Golf, aunque más adelante esa idea se desechó porque se pensaba que el diseño envejecería muy rápidamente y pasaría de moda. El Econo Golf era en esencia el mismo auto estéticamente, pero con menos contenido que el original para reducir los costos y hacerlo rentable.

Entonces, gracias a los resultados obtenidos en los estudios de mercado, Volkswagen lo renombró Citi Golf, y con esa decisión, nacía una leyenda. Los primeros autos se vendieron en colores azul, rojo y amarillo, pensando en una campaña publicitaria evocando al artista holandés Piet Mondrian, que usaba precisamente estos colores en sus obras. Se equipó con un motor 1.3 litros modificado, hecho localmente, que entregaba más potencia que el propulsor original.

En 1990, regresaría también el Golf GTI original bajo el nombre Citi Golf CTI, que usaba el motor 1.8 litros de inyección con 110 caballos de fuerza que usaron las variantes europeas de dicho auto en la década de los setentas.

Entrando en el nuevo milenio, el auto tuvo actualizaciones de carácter mecánico y estético para mantenerlo vigente. A partir del año 2001, todos los Citi Golf incorporaron faros cuádruples, en 2004 recibió un nuevo interior proveniente del Škoda Fabia de la época y en 2006 se modificaron las calaveras, que previamente habían sido las mismas que las del modelo original.

También en 2006, Volkswagen sumó a la gama una versión 1.8iR con estética más agresiva, deflectores de carrocería, asientos tapizados parcialmente en piel e insertos cromados en el tablero. El motor de 1.8 litros desarrollaba 122 caballos de fuerza y podía acelerar de 0 a 100km/h en 8.5 segundos, convirtiéndose en el Golf I más rápido jamás creado.

El auto estuvo vigente durante 25 años con cambios superficiales, pero incluso en 2008, un año antes de que cesara la producción de forma definitiva, se incorporó un motor de inyección multipunto en lugar del carburador para cumplir con las normas anticontaminantes locales y estirar su producción por unos meses más.

La producción terminó de forma definitiva el 21 de agosto de 2009 con más de 377,000 unidades colocadas. Para despedir al modelo, se creó una edición especial llamada Citi Mk1 limitada a 1,000 unidades con placas conmemorativas numerando la producción. El auto fue reemplazado por el Polo de cuarta generación que se vendió brevemente en nuestro país, denominado Polo Vivo y que sigue comercializándose en la actualidad.

Tanto el Citi Mk1, como los Citi Golf CTI, los primeros modelos inspirados en las obras del reconocido artista Piet Mondrian y, especialmente, los 1.8iR con 122hp son muy buscados y apreciados por los coleccionistas, ya que representan a una interpretación moderna y más capaz de un ícono.