Volkswagen Beetle RSi, el escarabajo en esteroides que no conocías

Ahora que nos despedimos del Volkswagen Beetle es un buen momento para acordarnos del Beetle RSi, un New Beetle con seis cilindros y tracción integral.

Basado en la primera generación del Beetle, que se montaba sobre la plataforma PQ34 del Grupo Volkswagen, la misma que conocemos el primer SEAT León, del Audi TT original o del famosísimo Jetta Mk4, la firma teutona se dió a la tarea de demostrar que los alemanes sí tienen sentido del humor.

Este Beetle RSi era solo un Beetle por fuera, porque las entrañas eran las de un Golf R32. Sí, en lugar de los motores 2.0 litros con 8 válvulas que se montaban frecuentemente en este auto o incluso del 1.8 20VT que llevaban los Turbo y Turbo S, Volkswagen echó mano del VR6 de 3.2 litros para motivar a este Super Beetle de la década pasada.

Ese motor VR6 en el Beetle RSi generaba 221 hp y 235 lb-pie de par, además de un sonido exquisito que los bloques turbocargados modernos quisieran igualar. Hoy, un Golf GTI tiene 230 caballos con un motor TSI de 2.0 litros, pero en su momento, eran números muy serios para un auto compacto.

La caja manual de seis cambios con recorridos cortos era la encargada de administrar la potencia, que iba a las cuatro ruedas cortesía del sistema de tracción integral 4Motion de la marca, que en ese momento no era tan popular, mucho menos en un Beetle.

El interior tenía detalles interesantes, como los asientos de una sola pieza forrados en piel color camel, el cielo del auto forrado en Alcántara o los paneles de fibra de carbono en las puertas.

Producción muy, muy limitada

Solamente se fabricaron 250 unidades para todo el mundo entre el 2001 y el 2003 (251 si contamos el auto que apareció en auto shows). Todos eran plateados excepto el 002/250, que se fabricó para el presidente del Grupo, Ferdinand Piëch. Este era azul porque Piëch tenía una colección de autos azules, y no quiso que el nuevo integrante rompiera el tono.

Hoy en día, es muy difícil encontrar uno y más difícil encontrar a un dueño que quiera deshacerse del suyo. Increíblemente, hay algunos en nuestro país aunque es prácticamente imposible verlos en las calles, porque hay que ir a eventos de pista muy exclusivos para encontrarlo. Supimos que hubo uno a la venta en la CDMX, y pedían nada más y nada menos de 100,000 dólares por el, casi dos millones de pesos al cambio actual.

¿Es mucho dinero? Sí, y seguro puedes comprar un auto nuevo con el doble de potencia por ese precio, pero ninguno será más exclusivo y especial que el Beetle RSi.

En el 2011, existieron rumores de que Volkswagen pensaba en la reencarnación con el Beetle R con una producción limitada, basado en el auto aprovechaba la plataforma del Golf VI y que iba a tomar el motor TSI de 265 hp del Golf R VI. Parecía lógico porque todo lo que había que hacer era aplicar la misma receta que ya habían utilizado con el Beetle RSi, poniendo la carrocería de un Beetle a un Golf R, aunque al final dicho auto nunca se materializó.

Ahora lee