Utilizar etanol, durante el desabasto de gasolina, ¿Es buena idea?

Optar por utilizar etanol en lugar de la escasa gasolina, puede tener consecuencias para tu auto

Ante la desesperación de conseguir gasolina ante el continuo desabasto en las ciudades mexicanas, muchos usuarios han optado por utilizar etanol como combustible, pero ¿Cuáles son los riesgos?

Las inmensas filas y la “cacería” de gasolineras que cuenten con combustible a la venta, realmente ha alterado nuestra rutina durante las primeras semanas de enero, por lo que pensar en utilizar un combustible alterno, como lo es el etanol puede parecer muy tentador.

Sin embargo, al no ser un producto que se encuentre regulado en su obtención y refinamiento, es casi imposible determinar la calidad del mencionado combustible tanto en su pureza o concentración.

Además, como nos lo mencionaron nuestros amigos del Laboratorio Proil, el etanol es un compuesto hidrófilo, lo cual quiere decir que es muy afín al agua, que a su vez puede causar un desgaste y oxidación prematuros de los componentes del motor.

Desde las líneas de combustible, hasta los inyectores pueden verse afectados por la alta concentración de azufre presente en el compuesto, que, al sumarse al agua generan óxidos de azufre, provocando corrosión en los componentes mecánicos, además de que generan mayor contaminación.

Incluso con los motores denominados FlexFuel, de distintos fabricantes, como Ford o Chevrolet, que en teoría están diseñados para funcionar con distintos tipos de combustible, pero al no estar regulada la venta y refinación del etanol, no se tiene la certeza de la calidad de la mezcla.

De cualquier manera, recomendamos que se planeé muy bien las rutas y hacer uso de nuestros autos sólo cuando sea realmente indispensable y no sólo durante el actual desabasto, sino que se vuelva una costumbre.

Ahora lee: