Un veto más para los autos de gasolina: China ya estudia cuando prohibir su comercialización

China anuncio que ya estudia cómo y cuándo ponerle un alto a la venta de autos con motor de combustión interna, poniendo así una presión enorme a las armadoras que busquen triunfar en el mercado de mayor volumen de todo el mundo para desarrollar autos eléctricos con cero emisiones y por un precio accesible.

Uno de los diputados de la industria de transporte confirmó el cambio de política, comentando a Xinhua News Agency que “la investigación para formular un lapso de tiempo que detenga la producción y ventas de autos de gasolina” ha comenzado.

Esta noticia llega mientras que China reitera la necesidad de limpiar el aire en sus ciudades, que causa la muerte de 4,400 personas cada día según estimados en la nación más poblada del planeta. Con esta propuesta, China se une a países como el Reino Unido y Francia, que también han pensado en vetar los autos de combustión. El Reino Unido ya ha confirmado que lo hará a partir del año 2040.

La línea del tiempo no está totalmente clara pero las nuevas regulaciones que se generen serán aplicables en conjunto con la legislación que estipula que el 20 por ciento de los autos nuevos vendidos en China para 2025 deben ser eléctricos o híbridos. Como el mercado más grande del planeta con más de 28 millones de unidades comercializadas en 2016 esta nueva política obligara a las marcas a incrementar sus gastos de desarrollos para acelerar la concepción de estos autos.

Seguramente también supondrá un apoyo para la industria manufacturera doméstica, que ya ha mostrado su vitrina de vehículos eléctricos con proyectos como el Nio EP9 que rompió la marca en el Nürburgring.

“Esas medidas traerán cambios profundos para el desarrollo de nuestra industria,” dijo el ministro Xin, aunque el político no elaboró en detalles particulares de la nueva ley. China ya es el país más consumidor de autos eléctricos y dicha tendencia continuará con el nuevo anuncio. Se entiende que este movimiento también reducirá la dependencia de China en petróleo importado.

El anuncio canalizará billones y posiblemente trillones de dólares en investigación, desarrollo y manufactura hacia los autos eléctricos. Xin añadió que la política nueva “elevará los autos limpios a un nuevo nivel estratégico”.

Muchos países ofrecen incentivos fiscales o subsidios para hacer a los EVs más atractivos para los compradores, pero China les dará la responsabilidad a las marcas a través de un sistema incremental, en el que las marcas deberán asegurar que el 8 por ciento de sus autos sean eléctricos o híbridos en 2017, subiendo al 10 por ciento en 2019, 12 en 2020 y luego 20 en 2025. Esta medida no llega de sorpresa, puesto que se espera que más países lleguen con legislaciones similares en años próximos para reducir la contaminación.