Un cambio en la normativa de seguridad estadounidense podría volver legales a los vehículos autónomos

Gracias a un cambio realizado por la administración de Trump, los vehículos cien por ciento autónomos podrían ser legales.

Ya hemos visto ciertos prototipos presentados por las marcas en donde se elimina por completo el volante y pedales para conducir, pues la unidad es completamente capaz de dirigirse por sí sola.

Hace poco comentábamos que este tipo de vehículos quizá jamás llegaran a ser legales en vías públicas, pero al parecer un cambio realizado por la administración de Trump en el NHTSA podría darle un giro crucial a un tema controversial.

De acuerdo a un documento publicado la semana pasada por la Administración Nacional de Seguridad y Tráfico en Autopistas, NHTSA por sus siglas en inglés, han decidido reconsiderar el realizar un ajuste apropiado a los actuales estándares de seguridad para vehículos autónomos.

Este reporte de 80 páginas detalla qué requerimientos necesitan cumplir los vehículos autónomos de próximas generaciones para que la agencia de seguridad no forme una “barrera a la invocación.”

De acuerdo con Reuters, estos cambios a los actuales estándares de seguridad podrían ser la clave para lograr que los vehículos autónomos se vuelvan legales dentro de poco tiempo; dichas unidades tendrían que cumplir con al menos 75 puntos obligatorios en materia de seguridad, los cuales pueden variar dependiendo de cada estado.

La secretaria de transporte de Estados Unidos, Elaine Chao, habló sobre los potenciales cambios que podría recibir la normativa durante un evento del gobierno. También mencionó que los vehículos autónomos tienen el potencial para reducir de manera considerable los accidentes viales, sobre todo los fatales en donde el conductor tiene la mayoría de la responsabilidad.

Claro, este no es un tema que será resuelto de la noche a la mañana y aún falta que la NHTSA decida qué temas serán abordados durante este replanteamiento general.

Gracias a estas declaraciones, muchas armadoras ya se han mostrado contentas con dicho avance, pues la gran mayoría tiene inversiones millonarias en desarrollo e investigación de vehículos autónomos.

Solo recordemos que hace unos meses, General Motors llenó una petición al gobierno americano para poder poner a prueba sus vehículos autónomos en vía pública. Dicho permiso fue otorgado por lo que GM comenzó las pruebas con la compañía Cruse.

Esperamos que los cambios que se lleguen a efectuar en materia de manejo autónomo sean para bien y, por que no, llegar a ver dentro de no mucho tiempo vehículos sin volante o pedales formando parte de la oferta para compra en el mercado mexicano.

Ahora lee: