#TestTécnico Comparativo: Honda CR-V vs Volkswagen Tiguan. Todo por el espacio

Enfrentamos a dos de las SUVs favoritas del segmento, que comparten un enfoque similar por su amplio espacio, mecánicas turbo y precios muy parejos.

Aprovechando la introducción de la nueva versión R-Line de la Volkswagen Tiguan, decidimos enfrentarla en el #TestTécnico de Autología a otra de las favoritas del segmento de las SUVs compactas: la Honda CR-V, pues ambas apuestan por motores turbocargados y cabinas que están entre las más amplias de la categoría.

Por un lado, la Honda CR-V se vuelve a colocar como la SUV más vendida en el país y no solo de su categoría, sino que se cuela dentro del top 10 de ventas generales en lo que va del año.

La aceptación y sobre todo la fidelidad del público mexicano hacia esta Honda es impresionante. Siempre se ha visto como una de las compras más equilibradas y redondas dentro de su nicho.

Y por el otro lado, la segunda generación de la Volkswagen Tiguan presenta, además del nuevo lenguaje de diseño de la marca alemana, un renovado enfoque a favor de su habitabilidad, creciendo también en dimensiones para atender una de sus principales áreas de mejora de cara a la demanda en Norteamérica.

Buena mezcla

La versión que tuvimos a prueba de la Honda CR-V es la Touring, el tope de la gama con todo el equipo y detalles estéticos disponibles, como los grupos ópticos con tecnología Full LED (que recuerdan a los utilizados por Acura), calaveras traseras en forma vertical (rasgo propio de la CR-V desde los noventa), insertos cromados y plateados a lo largo de la carrocería y los rines de 18 pulgadas bi-tono, para completar un conjunto exterior atrevido, pero elegante.

Por el otro lado, la VW Tiguan presentó a su versión R-Line recientemente, como una versión intermedia que incluye los detalles estéticos de la Highline, también haciendo uso de luces Full LED tanto al frente, como atrás y un juego de fascias al mismo color de la carrocería con un carácter más agresivo, rematado por los enormes rines de 19 pulgadas sobre neumáticos de un perfil más bajo. Y aunque no es la tope de línea, por precio y configuración (dos filas de asientos), es el rival más directo para competir contra la superventas de Honda.

En el interior de la CR-V, contamos con una disposición de los elementos del tablero muy funcional, con un excelente ensamble y una muy buena selección de materiales como piel y madera, que también proporcionan de un ambiente más elegante que en su rival alemana.

Por su parte, la Tiguan ofrece una disposición más tradicional, muy al estilo de los nuevos Volkswagen de líneas rectas y sólidas, con materiales de muy buen tacto en la zona superior del tablero, pero las bajas, sobre todo de las puertas, se perciben de menor calidad mas no corrientes. Destacan los insertos de plástico brillante, que buscan una vista más juvenil que en la camioneta de Honda.

Ambas competidoras se encuentran en la parte alta de la categoría en cuanto a dimensiones, de hecho, la Tiguan es la más larga del segmento, con 4.70 m de largo y quizá, más importante aún, la mayor distancia entre ejes, con 2.79 m, lo que se traduce en 92 cm para las piernas de los pasajeros traseros y 99 cm de espacio para la cabeza. También presenta una cajuela muy amplia de 760 litros SAE (685 l VDA) e incluso hay versiones con tres filas de asientos.

Curiosamente, la CR-V presenta un mejor trabajo de aprovechamiento de espacio, porque, aunque es también una de las más largas, con 4.58 m de largo, muestra una distancia entre ejes de 2.66 m, lo que arroja 102 cm para piernas de los ocupantes atrás y 99 cm para cabeza. Pero en donde destaca realmente es en el maletero, con 1,065 litros SAE disponibles, si bien bajo el más realista estándar VDA europeo queda abajo de la VW con unos aún respetables 561.

Todo lo necesario

De igual manera, la lista de equipamiento entre ambas rivales es muy similar, con una oferta más que adecuada para una camioneta del segmento y precios.

Primero, la CR-V integra un moderno infoentretenimiento, que utiliza una pantalla táctil de siete pulgadas de muy buena respuesta y ofrece la conectividad con las plataformas de Android Auto y Apple CarPlay o sistema de navegación. También tenemos un climatizador automático bi-zona, con salidas de aire para los pasajeros traseros.

Además de contar con quemacocos eléctrico, asientos de piel, cuatro puertos USB y toma de corriente de 12V, agrega una ingeniosa consola central con múltiples configuraciones, llave de presencia, encendido por botón, cajuela eléctrica con asistente manos libres y un cuadro de instrumentos completamente digital para mostrar toda la información del vehículo.

Del otro lado, la Tiguan también incorpora un excelente sistema de infoentretenimiento compuesto por una pantalla de ocho pulgadas de excelente respuesta a lo mandos y unos gráficos muy bien cuidados, también con la conectividad con las plataformas digitales de los teléfonos inteligentes.

El aire acondicionado es simple, cumple bien y también cuenta con salidas en las plazas traseras. Suman el enorme techo panorámico, vestiduras en piel, tres tomas de corriente USB, una de 12V, acceso sin llave, encendido por botón y unas mesitas de trabajo abatibles en los respaldos de los asientos delanteros.

Apuesta turbo

En la mecánica, encontramos más similitudes entre ambas, con la utilización de motores turbo de baja cilindrada cuya meta es una combinación entre buen desempeño y bajos consumos.

La CR-V monta un cuatro en línea 1.5 litros de 188 hp y 179 libras-pie de torque, que manda toda la fuerza al eje delantero mediante una caja CVT.

La respuesta es muy buena, aunque con una caja de este tipo, deja clara su intención de proporcionar una mejor cifra de consumo, con un comportamiento superior en los tramos de ciudad.

La Tiguan, por su parte, opta por el conocido cuatro cilindros de 1.4 litros presente infinidad de modelos del Grupo Volkswagen. Entrega 150 hp y 184 lb-pie, que también van hacia el eje delantero, pero vía una caja DSG (doble embrague) de seis relaciones, que hace los cambios bastante rápido para no perder el empuje.

Como es sabido, tenemos un muy evidente lag en este motor, pero una vez superada la etapa de carga, es casi contundente tanto el 1.4 como la transmisión. Eso sí, los consumos son mucho más susceptibles al tipo de manejo y pueden incrementarse considerablemente si se exige al pedal del acelerador.

Protección completa

En cuestión de seguridad, ambas ofrecen el mínimo esperado en equipamiento de protección: frenos ABS con distribución electrónica de frenado, control de estabilidad y tracción, cámara de reversa, anclajes ISOFIX para sillas de bebé, detector de cansancio del conductor, monitoreo de presión de los neumáticos y hasta seis bolsas de aire.

Sin embargo, a bordo de la CR-V también observamos el sistema Lane-Watch, que agrega una cámara en el espejo lateral del pasajero, para monitorear el tráfico antes de abrir la puerta, ver a un ciclista en el punto ciego o como un asistente para incorporaciones al encender el intermitente, un elemento muy útil que los demás fabricantes deberían considerar.

#TestTécnico Comparativo

Pero además de todo el equipamiento y desempeño, tenemos que conocer a fondo el comportamiento dinámico de ambas y por eso nos trasladamos hasta el Autódromo Guadalajara para someterlas al #TestTécnico Comparativo de Autología, en donde pudimos evaluar su desempeño con las pruebas de aceleración, frenado de emergencia, slalom de precisión y la Prueba del Alce.

La Honda CR-V realiza los ejercicios con menor eficacia que la Tiguan, principalmente por unos amortiguadores muy suaves que apuestan por el confort. El ejercicio puede hacerlo sin que tengamos sorpresas de falta de tracción en alguno de los ejes o sensación de perder el control gracias a unos sistemas electrónicos muy efectivos. Sin embargo, como ya mencionamos, la suavidad de las suspensiones generan muchas inercias que provocan que el ejercicio del alce lo haga en mayor espacio que la Tiguan, tocando demasiado conos.

En el slalom sucede más o menos lo mismo, muchas inercias provocadas por una carrocería que se mueve mucho en pro de la comodidad diaria, pero sacrificando la respuesta dinámica en estos ejercicios. Nada grave, pero sí menos ágil que su rival.

Del otro lado, Tiguan saca a relucir sus mejores cartas con unas asistencias espectacularmente protectoras, podríamos llamarlas incluso histéricas pero vaya que cumplen su función y permiten que la camioneta realice el ejercicio con una falta de dramatismo sorprendente.

Tenemos amortiguadores un poco más firmes pero con mejor filtrado que en la CR-V, una dirección también superior, con mejor retroalimentación. Así, hicimos el alce con absoluto control.

En el slalom contamos con un conjunto bastidor/suspensiones/dirección mejor resuelto, capaz de incluso invitarnos a ir más rápido pero con asistencias que no lo permiten para estar, de nuevo, en total control.

Donde sí perdió de manera apreciable la Tiguan fue en el apartado de aceleraciones y, más importante, en sus detenciones, con varios metros extra requeridos en el 100 a 0 km/h (ver ficha técnica) que hasta nos desconcertaron pues una Comfortline conducida en la Ciudad de México, con neumáticos en teoría menos efectivos, registró mucho mejores números en ese sentido.

Recetas similares, resultados diferentes

Al final, aunque en el papel muestran recetas similares, la ejecución de cada uno de los fabricantes impone su sello característico y resalta los atributos que mejor van con sus valores.

Sabíamos desde un principio que la camioneta de honda resultaría vencedora por su impresionante manejo de la habitabilidad y equipamiento y además una muy buena reputación de fiabilidad. sin embargo, el esquema dinámico de la Tiguan es sorprendente y nos muestra un desarrollo muy pulido del bastidor.

Un par de opciones muy completas, en donde en la vencedora resultó la CR-V, pero la sensación detrás del volante de la Tiguan, es algo que nos gustó mucho y no podemos dejar pasar.

Video relacionado: Test técnico comparativo, Honda CR-V vs Volkswagen Tiguan

Ahora lee


En la mayoría de los casos, https://soloautos.mx/ asiste al lanzamiento de vehículos nuevos por invitación de los fabricantes y/o distribuidores de vehículos a través de la editorial de Autología.

Los precios que se muestran son solo una "guía de precios", según la información que nos proporcionó el fabricante al momento de escribir el contenido editorial.
Al comprar un vehículo, siempre confirme el precio actual con el vendedor de un vehículo y/o los accesorios disponibles.

Las opiniones expresadas en la editorial de https://soloautos.mx/ son las del autor y no necesariamente del personal y colaboradores de soloautos.mx que asisten al extranjero y localmente a los eventos como invitados de los fabricantes e importadores.

Para más información, consulte nuestros Términos y Condiciones.

;