#TestTécnico: JAC Sei 3 2019

Evaluamos a la otra SUV subcompacta de JAC, la Sei 3, que tiene muy buenos argumentos para convertirse en una opción interesante dentro del segmento

Finalmente hemos tenido la oportunidad de probar y analizar otro de los modelos más pedidos por ustedes, la nueva JAC Sei 3, la hermana mayor de la Sei 2 que evaluamos con anterioridad dejándonos gratamente sorprendidos.

Mientras que la Sei 2 se ubica en el mercado mexicano a medio camino entre un SUV subcompacto y un Hatchback, por precio y dimensiones creemos que compite de lleno con rivales como la Stepway de Renault.

De este modo, la Sei 3, por dimensiones, se enfrenta de manera directa con la categoría de los modelos más grandes, como la Honda HR-V, Chevrolet Trax o Nissan Kicks, entre otros..

La oferta de los vehículos de JAC en nuestro país es una realidad y la red de distribuidores se encuentra en pleno crecimiento, incluso son ensamblados en nuestro país, aunque todas las piezas sean fabricadas en China, así que podemos ir dejando atrás todos los prejuicios que esto pueda generar.

Exterior agresivo

Con la intención de destacar dentro de todas las opciones de camionetas a la venta dentro del segmento, la nueva Sei3 en su versión 2019, utiliza detalles estéticos que se pueden catalogar de agresivos, utilizando una parrilla de exageradas dimensiones en forma trapezoidal, similar a lo que utiliza Audi, pero invertida, con acentos cromados y de plástico negro brillante, complementados por unas ópticas estilizadas que utilizan la tecnología Full LED para iluminar el camino; punto interesante en equipamiento.

En el costado, el uso de los trazos rectos y agresivos persisten en la línea del área acristalada. Lo mismo sucede en la parte trasera, en donde unas fuertes líneas de carácter colocan el portaplacas justo al centro del portón y una moldura cromada une ambas calaveras.

Destaca un uso más abundante de plástico negro mate alrededor de las partes bajas de la carrocería y los rines de aluminio de 16 pulgadas de terminado bitono.

Suavidad interior

Por dentro, encontramos un espacio agradable, con una mezcla de superficies muy suaves al tacto, con plásticos duros y líneas generales más orgánicas y fluidas en los elementos del tablero.

Ofrece insertos de piel de costuras contrastantes, además de molduras plásticas con un terminado metálico y otras con un tramado que imita la fibra de carbono.

Los asientos también tienen tapizado de piel, con el nombre bordado en el respaldo y costuras contrastantes en rojo, detalles que suelen verse en modelos de mayor precio. Por otro lado, la posición de manejo es más bien alta desde la que tenemos una buena visibilidad hacia todos lados.

La fila posterior ofrece un espacio suficiente para 2 pasajeros adultos, con un área para piernas y cabeza apto para personas de talla grande, incluyendo la plaza central que solamente verá un poco limitado el espacio para los hombros.

Al mismo tiempo, la cajuela reporta 600 l de volumen disponibles, cifra que parece un poco exagerada (probablemente que corresponda a una norma diferente a la SAE, a la que estamos acostumbrados), pero que sí es generosa y permite cargar con mucho equipaje. Los asientos traseros son abatibles en una proporción 60:40, pero al hacerlo no dejan un piso de carga completamente plano.

Bien surtido

Sin embargo, uno de los puntos fuertes de la nueva SUV de JAC, radica en el nivel de equipamiento, ya que incluye muchas amenidades para mejorar los trayectos, en ambas versiones.

Destaca la pantalla de 8 pulgadas ubicada en lo alto del tablero, que utiliza un sistema denominado como MP5, con gráficos y respuesta correcta, que nos recuerda a una Tablet con sistema Android. Por cierto, no contamos con soporte de las plataformas de Android Auto o Apple CarPlay, pero ofrece un sistema de sincronización por medio de una aplicación independiente, lo que si hay es conexión USB e inalámbrica por medio de Bluetooth.

También contamos con climatizador automático, calefacción (muy efectiva) del asiento del pasajero, controles de audio y llamada al volante, acceso y arranque sin llave, quemacocos eléctrico, ajustes manuales de los asientos con regulación de altura para el conductor, luces de encendido automático, espejos laterales abatibles eléctricamente, viseras con extensión, sensores de estacionamiento y una cámara de 360 grados con un modo 3D bastante efectiva, que incluso muestra una animación muy interesante.

Mecánica justa

Ahora bien, la mecánica utiliza a un motor de 4 cilindros de 1.6 litros de desplazamiento con 118 hp y 114 lb-pie de torque, la cual se puede acoplar tanto a una caja manual de 5 velocidades o una automática continuamente variable o mejor conocida como CVT.

El conjunto motriz es justo, mueve bien a la camioneta, sobre todo dentro del tráfico de las grandes ciudades, pero el retraso de la entrega de torque por parte de la caja CVT hace que las incorporaciones y recuperaciones requieran de hundir el pedal del acelerador, e incluso anticipar los movimientos para no perder impulso o el espacio para rebasar o cambiarse de carril.

Al contar con una transmisión de este tipo, podríamos esperar unos consumos sobresalientes que justifique el retraso de la entrega de potencia en ese sentido, cosa que sí sucede, promediando un consumo de 11 km/l que nos parece más que suficiente; sin embargo, también hay que mencionar que es un tanto voluble, porque al intentar un rebase o una incorporación podemos notar cómo las revoluciones y el ruido en el interior incrementan y el consumo también.

En otras palabras, los 11 km/l pueden caer con facilidad hasta unos 8.4 km/l, dependiendo del tráfico o de lo agresivos que nos pongamos con el acelerador.

Por otro lado, la suspensión presenta un ajuste blando que le permite filtrar muchas imperfecciones de las calles, pero también hace que la carrocería incline bastante. A ello le sumamos una dirección que consideramos muy suave, que si bien se agradece en las maniobras de estacionamiento, le resta retroalimentación al circular más rápido. Digo, tampoco es que nos deje sentir fuera de control, pero nos gustaría un poco más de fidelidad percibida.

#TestTécnico

Ahora es turno de llevarla hasta el Autódromo Guadalajara para someterla a las pruebas del TestTécnico de Autología y conocer su comportamiento en situaciones dinámicas.

Comenzando por la aceleración de 0 a 100 km/h, notamos cómo la respuesta del conjunto motriz muestra un claro enfoque a un manejo citadino, porque al exigirle es evidente que la caja continuamente variable sufre un poco para entregar todo el torque a las ruedas delanteras, inundando la cabina de ruido; al final consigue alcanzar la cifra en 14.5 segundos.

Ahora, en la prueba de frenado de emergencia desde los 100 km/h hasta el alto total, encontramos un pedal esponjoso, que da la sensación de falta de fuerza al conjunto, alcanzando la detención total en 47.2 m, una distancia mejorable. Lo que destacamos es que no hay grandes sobresaltos pero sí necesitamos corregir la trayectoria porque el eje trasero empieza a descolocarse. También encontramos que las llantas tienden a perder adherencia cuando se les exige.

Continuando con la prueba del alce, en la primera pasada a 62.4 km/h, encontramos un comportamiento esperado, con una suspensión que apoya bastante, evidenciando balanceo de la carrocería, pero trazando el ejercicio sin problemas.

La segunda pasada, al realizarla más rápido, muestra un alargamiento del recorrido en el cambio de carril presentando también ciertos rebotes de la suspensión, lo cual nos deja sin saber que está pasando con las llantas. Logramos pasar a 67.6 km/h en la segunda pasada.

Al realizar la trazada más rápido, a 70.1 km/h, notamos como los rebotes de la suspensión, hacen que el neumático delantero despegue un poco, disminuyendo la efectividad de la dirección y haciendo que la trayectoria se pierda un poco.

Aun así los sistemas son efectivos y nos permiten realizar la maniobra con seguridad.

Por último, en el slalom de precisión, la misma sensación de suavidad de dirección y suspensión, muestran de nuevo mucho balanceo de la carrocería; sin embargo, cuando detecta que vamos más rápido, las asistencias electrónicas intervienen para disminuir la velocidad. La mayor velocidad la conseguimos a 50.2 km/h.

Al final, esta nueva SUV de JAC presenta un comportamiento adecuado para el segmento, en donde solo los neumáticos sufren en las situaciones de mayor exigencia, pero gracias a las asistencias, no existe mayor riesgo. Cabe aclarar que, como en todas nuestras pruebas de #TestTécnico, revisamos y ajustamos la presión de las llantas de acuerdo con lo recomendado por el fabricante.

Opción segura

Aunado a la buena respuesta dinámica, JAC equipa con frenos de disco en las 4 ruedas con sistema ABS y distribución electrónica de frenado, control electrónico de estabilidad y hasta 6 bolsas de aire, que se complementa con la cámara de visión de 360 grados, los múltiples sensores de estacionamiento y los anclajes ISOFIX para sillas de bebé.

Además, el sistema de monitoreo de presión de los neumáticos complementa todo el apartado de protección, lo que le da una ventaja de acuerdo con sus rivales.

Lejos de seguir pensando en que, si los modelos de JAC se encuentran o no a la altura de sus competidores, la Sei 3 viene a corroborar que es parte del segmento y que tiene las cartas suficientes para ser un referente. Además, su rango de precios de 294 a 349 mil pesos para los modelos 2019, realmente representan una apuesta completa accesible para los compradores de auto en nuestro país.

Ahora lee: