Noticias destacadas, reseñas y consejos

Test: Chevrolet Beat Activ 2019, carácter campero en un citadino accesible

La gama de entrada al catálogo de Chevrolet es una de las más completas en el mercado mexicano y presenta múltiples versiones para satisfacer a los diferentes gustos de los usuarios que tiene una necesidad de movilidad, ahora el Beat añade la variante Activ, con un estilo rudo de aspiraciones camperas

En un segmento tan competido como lo es el de los hatchbacks subcompactos de entrada, todos los pequeños cambios que diferencien a los productos cuentan mucho y es por eso que Chevrolet decidió agregarle el concepto Activ al modelo más pequeño y accesible de toda su gama, el Beat, ampliando de manera significativala oferta de autos en venta en nuestro país.

chevrolet_beat_activ_exterior07

De este modo presenta una serie de mejoras, mayormente estéticas, que le permiten tener un aspecto más aguerrido y durable, para hacer frente a todas las imperfecciones presentes en la mayoría de nuestras calles.

Pequeño y agresivo

Presenta un cambio completo de look al integrar unos elementos estéticos de corte off road, con terminados en plástico negro satinado, que resaltan sus intensiones aventureras, aunque seguimos frente a un citadino. También se modifica la colocación de las luces de niebla al frente.

Por toda la parte baja del pequeño hatch encontramos también este tipo de materiales que además ayudan en el tema de durabilidad, pero a su vez incorpora acentos en plástico con terminado plateado, con un look totalmente intencional a “salir del camino”

chevrolet_beat_activ_exterior18

De la misma manera, los rines de 14 pulgadas presentan un terminado exclusivo de doble tono que también aportan.

Por dentro, no hay cambios en calidad y diseño. Los plásticos del tablero son rígidos al tacto con una textura visual que ya habíamos visto en el Spark pero ahora tenemos como diferenciador un plástico blanco de alto brillo, que parte del tablero hasta la parte superior de las puertas, añadiendo un toque de frescura el interior.

Los asientos son de tela y con un tramado muy elaborado, pero con un acojinado algo duro, seguramente, pensado para temas de durabilidad. La postura de manejo es más bien alta desde la cual tenemos una visibilidad óptima hacia todas partes.

chevrolet_beat_activ_interior03

El cuadro de instrumentos mantiene su configuración flotante, estilo motocicleta, pero con una renovada disposición de los mandos y que ahora integra una pantalla con la información de la computadora de viaje.

El espacio en general no es abundante, pero sí suficiente, con la capacidad de poder llevar hasta 4 adultos, ya que el espacio para piernas en la segunda fila es justo, pero el de los hombros, obliga a llevar a no más que un infante en la plaza central.

La cajuela apenas puede llevar 170 litros pero, debido a su orientación completamente citadina, es más que suficiente para el día a día.

Equipo justo

El equipo tampoco es una de sus cartas fuertes, pues al estar basado en la versión LT, encontramos que tiene el mismo sistema de sonido con 4 bocinas con conexión bluetooth para realizar llamadas, que además es controlable por medio de unos mandos ubicados en el volante. No tenemos una pantalla de infoentretenimiento, ni conexión con plataformas móviles.

chevrolet_beat_activ_interior05

Encontramos mandos eléctricos solo para los vidrios delanteros, mientras que los vidrios posteriores y los espejos laterales son de ajuste manual. Existe un aire acondicionado manual, que para fortuna nuestra cumple con facilidad su simple función.

Mecánica simple

En el apartado mecánico, la versión Activ también utiliza el mismo motor de 4 cilindros y 1.2 litros con 81 hp y 80 lb-pie de torque, que se acopla a una caja manual de 5 velocidades; aclaramos que no tiene opción de utilizar la automática CVT, presente en otra versiones del Beat.

chevrolet_beat_activ_exterior13

El funcionamiento del pequeño propulsor es suficiente para mover con soltura al pequeño hatchback en el ambiente citadino, porque al circular en carretera y exigirle denota su falta de potencia y habrá que llevarlo a altas revoluciones para mantener las velocidades por encima de los 110 y 120 km/h.

Al realizar una aceleración de 0 a 100 km/h necesitamos 21.6 segundos para hacer que el pequeño propulsor y sus 81 caballos de fuerza alcancen los dígitos triples. La falta de potencia se hace presente al exigir al conjunto, pero cumple en la mayoría de los casos de manejo en ciudad.

chevrolet_beat_activ_exterior02

Mientras tanto, al realizar una frenada de emergencia desde los 100 km/h, notamos un pedal de tacto esponjoso, pero sin presencia de fatiga, logrando la detención por completo en 46.7 m.

Además de los cambios estéticos, tenemos una suspensión mejorada que la armadora americana denomina como Soft Ride y aumenta la altura libre al piso en 8 mm.

Al circular por la ciudad, es notorio la puesta a punto con mayor suavidad y recorrido de la suspensión, lo cual es muy efectivo en los baches, pero presenta un comportamiento un tanto nervioso al circular a mayor velocidad, como en la vías rápidas de las grandes ciudades.

chevrolet_beat_activ_exterior17

La selección de las marchas no es precisa, la sensación que nos deja al engranar es de una elasticidad que no transmite mucha confianza. La dirección es muy suave y de la misma manera ayuda mucho en las maniobras de estacionamiento, pero pierde efectividad al circular más rápido.

Una de sus principales virtudes radica en la cifra de consumo, en donde podemos obtener con relativa facilidad hasta 14 km/l, siempre y cuando nos mantengamos en el ambiente citadino, poque al conducir en las autopistas a una mayor velocidad constante, el consumo puede caer con facilidad hasta los 10 km/l y con el tanque de sólo 35 litros, se traduce en una mayor cantidad de paradas para repostar combustible.

Con lo mínimo en seguridad

Recientemente, Chevrolet tomó la decisión de incluir en su equipo de seguridad de la gama de Beat, 2 bolsas de aire frontales y frenos con sistema antibloqueo. Nos parece poco, pero en realidad es lo mínimo recomendable y se pone encima del segmento, en donde rivales importantes como el Mitsubishi Mirage o el Hyundai Grand i10, no hacen uso de dichos sistemas, hasta en las versiones tope.

chevrolet_beat_activ_exterior14

El Beat en su versión Activ, representa un modelo aspiracional para muchas familias mexicanas, que, no necesariamente buscan o pueden adquirir una SUV, pero quedan satisfechos con el look and feel presente en este tipo de vehículos, con detalles agresivos, y que además incluyen todas las ventajas de consumos y maniobrabilidad presentes en un Hatchback citadino.

Con un precio de 195,900 pesos al momento de la prueba, representa una opción interesante, considerando que incluye el paquete mínimo de seguridad y es una respuesta a Suzuki y su modelo Ignis que gracias a su “clasificación” como un nano SUV, apuntan para satisfacer los gustos de un cliente en particular, aunque un peldaño apenas por debajo, volviéndolo más accesible.

chevrolet_beat_activ_exterior08

Suzuki Ignis 2018
Motor: 4 en línea, 1.2L de 82hp y 83lb/pie
Transmisión: Manual 5 Vel.
Consumo oficial: Combinado: 20.7 km/l
Consumo en pruebas: Ciudad: 14 km/l
Autopista: N.D.
Combinado: N.D.
Cajuela: 170 l
*0 a 100 km/h: 21.6 s
*100 a 0 km/h: 46.7 m
Versiones y precios:
Beat Activ $195,900
*Datos obtenidos con el equipo de pruebas Vbox proporcionado por Vbox México

Por: Diego Briseño

Ahora lee:

>>>A prueba: Suzuki Ignis 2018
>>>General Motors anuncia reestructuración: descontinua Chevrolet Volt e Impala entre otros y anuncia cierres en plantas
>>>A prueba: Renault Oroch, la nueva Pick-Up de aptitudes aventureras

Anterior Noticia Siguiente Noticia