Tesla reporta pérdidas de casi 2,000 millones de dólares en 2017 y cierra el año con el peor trimestre de su historia

A pesar de que la marca había prometido que produciría el Model 3 a razón de 20,000 unidades mensuales para diciembre de 2017, la marca solamente consiguió producir un total de 2,400 autos en todo el último periodo del año y como los analistas esperaban, esto lastimó la salud financiera de la compañía.

Tesla reveló los resultados del último trimestre del año y aunque los ingresos alcanzaron los 3,290 millones de dólares, con un incremento de alrededor de 1,000 millones respecto al año anterior, las pérdidas del periodo sumaron 675.4 millones de dólares. El fabricante de California ha invertido demasiado dinero en la construcción de plantas, expansión de producción y desarrollo de nuevos vehículos, por lo que regularmente entrega pérdidas por trimestre, pero esta fue la más severa de su historia. Las pérdidas totales en 2017 ascienden a los 1,960 millones de dólares.

Tesla mejoró la rentabilidad proveniente de ventas de créditos de autos cero emisiones a otras armadoras. En Estados Unidos, todas las marcas deben de tener créditos por la fabricación de autos ecológicos, y las que no tienen los suficientes pueden comprarlos a otras marcas a las que le sobren para evitar pagar multas. Por este concepto, Tesla ingreso 179 millones, incrementando significativamente los 20 millones ingresados por este concepto en el último periodo de 2016.

En una carta enviada a los inversionistas, Tesla aceptó que la producción del Model 3 ha arrancado más lentamente de lo que se planeaba y ha ajustado sus pronósticos: 2,500 unidades semanales para el primer trimestre de 2018 y 5,000 para el final del primer semestre. También se advirtió que, aunque los niveles de producción son los esperados por la marca y hay planes para alcanzarlos, la experiencia previa con la producción del Model 3 demuestra la dificultad para pronosticar las tasas de producción. Una vez que alcancen las 5,000 unidades semanales, planean volver a expandirse para producir 10,000 unidades semanales.

Tesla espera un mucho mejor 2018, mencionando que será un año de transformación y que en algún momento del año su ingreso operativo se volverá positivo y sustentable.

Aunque la marca es optimista, no queda del todo claro cuáles han sido los problemas en la línea de ensamble del Model 3 y, por tanto, tampoco queda claro como planean solucionarlos. Será difícil ser optimista hasta que la producción alcance los niveles esperados. Mientras, parece que enviar autos al espacio y usar recursos valiosos, de los cuales Tesla no tiene demasiados ya, para otros fines, seguirá siendo la prioridad.

Fuente: Forbes