Tesla reporta pérdidas de $1,100 millones de dólares en lo que va del año

Los récords de ventas no han sido suficientes para generar ganancias consistentes, con pérdidas que superan los análisis proyectados

La controversial compañía americana dedicada a la venta de autos eléctricos continúa batallando para generar dinero, aún y cuando ya tienen a la venta a su primer modelo “accesible”, reportando pérdidas de $408 millones de dólares en el último trimestre fiscal.

El acumulado llega a los $1,100 millones de dólares en lo que va del 2019 y las acciones también sufrieron pérdidas del 14.2 por ciento, quedando en $227.30 dólares por acción, después de que los resultados financieros salieron a la luz, lo cual generará incertidumbre de sus accionistas.

En el lado positivo, este segundo trimestre fiscal representa un incremento en los ingresos de un 47 por ciento, comparados con los 5,200 millones de dólares que generó en el mismo periodo del año pasado.

El fabricante americano, también generó $614 millones de dólares en efectivo, lo que ayudó a aumentar la cuenta bancaria de 5,000 millones en junio. Dinero necesario para pagar deudas y otras cuentas, si es que logra controlar las mencionadas pérdidas.

Tesla ha sostenido pérdidas de 6,000 millones de dólares desde su inicio, pero el CEO, Elon Musk prometió el año pasado a sus inversionistas que, las pérdidas habían quedado en el pasado y que se avecinaban sólo ganancias, ahora que la producción del Model 3 lograba normalizarse.

Sorprendentemente, las pérdidas de $2.31 dólares por acción han sucedido en el trimestre con mayor número de autos vendidos en la historia de Tesla (95,356 unidades), aunque todavía están por debajo del objetivo esperado por Musk para entregar de 360 a 400 mil autos en el año.

En una carta dirigida a los accionistas, Tesla deja en claro que se enfocarán más en incrementar la capacidad de producción y movilizar la entrega de vehículos hacia los clientes finales, en lugar de perseguir un objetivo financiero. Aún así, buscarán ganancias en el trimestre actual, pero sin comprometerse a hacerlo.

De igual manera, prevén que el próximo año tenga una primera mitad “difícil”, aunque el segundo semestre de 2020 “será increíble”, comentan Musk y Zachary Kirkhorn, Ejecutivo de Finanzas de Tesla.

No cabe duda de que Tesla tiene sus esperanzas puestas en su modelo más accesible hasta la fecha, el Model 3, el cuál ha registrado un récord de ventas en Europa, adelantándose a los rivales del segmento Premium, como el BMW Seria 3 y el Mercedes-Benz Clase C, con 37,488 unidades vendidas en el viejo continente y 77,634 a nivel global.

Foto: Car Industry Analysis.

A pesar de que este Model 3 es un auto accesible, realmente comparable con otros modelos del segmento, muchos analistas aseguran que las ganancias del modelo base de 35,000 dólares ($835,000 en México), son realmente marginales.

Además, los otros modelos de la marca, como el Model S o el Model X, arrancan en la lista de precios, por el doble del sedán compacto eléctrico, haciéndolos inaccesibles para un gran número de clientes, por lo que a Tesla le urge completar el desarrollo y producción del SUV, Model Y para completar su gama y de esa manera, obtener ganancias.

Para ello, la planta de ensamblaje de Fremont, California, ha comenzado las adecuaciones y preparativos para el ensamblaje de la Model Y, programada para que inicie a finales de 2020.

También se espera la apertura de una nueva fábrica en China en donde se fabricará el Tesla Model 3 a finales de 2019, y ya se está buscando una locación para su producción en Europa, comentó el CEO.

Además, el CEO, Elon Musk, tiene la intención de crear un servicio de plataforma de transporte privado, compuesto en su totalidad de autos de conducción autónoma para finales del 2019.

Este nuevo plan requiere de ofrecer a los propietarios de modelos Tesla, autos equipados con sistemas especiales para que puedan operar en modo “robótico” que pueda transportar a clientes bajo demanda, pagando por el servicio.

Musk asegura que se puede tener cerca de un millón de Teslas funcionando como RoboTaxis antes de fin de año, aunque los expertos insisten que sea remotamente posible, incluso para finales del 2020.

Por su parte, Tesla reportó $117 millones de dólares en reestructuración y otros gastos en el trimestre pasado. Además, despidió a varios trabajadores y cerró algunas “tiendas” para lograr bajar sus costos de operación. También modificó precios e incluso ha eliminado versiones de sus autos, para disminuir la pérdida de recursos.

Ahora lee: