Shelby Super Snake y Series 2 Roadster, dignos del apellido

Shelby ha decidido volver al mapa de los amantes de los coches revelando dos vehículos dignos del linaje.

Shelby es uno de esos nombres que no pasan desapercibidos en el mundo motor, y menos cuando anuncian un par de vehículos especiales que pondrán de nuevo a esta marca en tu mente, el Super Snake y el Series 2 Roadster.

Comenzando con el Super Snake, Shelby ha revivido al GT500 Super Snake de 1967 bajo el concepto de un tiraje limitado a 10 unidades hechas a mano que terminarán aquellos negocios no terminados que la marca comenzó hace ya algunas décadas bajo la supervisión de Carroll Shelby y Don McCain.

Comencemos con un poco del pasado de Super Snake. Era 1967 cuando Shelby tomó prestado el bloque que encontrábamos en el Ford GT40 Mk II para montarlo en un Mustang como parte de una serie de pruebas para Goodyear. Este bloque daba un potencia de 520 hp, así que, para controlar tantos equinos, Shelby equipó a este Mustang con frenos de disco de alto desempeño, un diferencial trasero mejorado, barras de torsión y claro, una estética más agresiva que de paso optimizaba la aerodinámica.

McCain, ex trabajador de la marca, reportó hace algunos años que la idea original era construir 50 de estos ejemplares que resultaron en un vehículo fuera de todo lo conocido para la época, sin embargo, esta idea se descartó por el simple hecho de ser demasiado costosa para la marca. Lamentablemente Shelby y McCain fallecieron hace algunos años y no pudieron ver el renacimiento de uno de los proyectos más ambiciosos que ha tenido la firma.

Ahora, Shelby está decidido a lograr lo que en esa entonces no pudo, pero a menor escala, pues serán solo 10 unidades y estarán basados en un Mustang de 1967, con factura original a nombre de Shelby, así como números de identificación internos para comprobar que jamás fueron vendidos a terceros.

Sobre estas unidades se realizará la transformación que será hecha a mano por los ingenieros de Shelby, al cual se le montará un bloque V8 que espera alcanzar la cifra de 550 caballos de fuerza gracias al uso de tecnologías modernas en la construcción del motor, como un bloque de hierro forjado y pistones de aluminio.

Todo este poder será trasladado a las ruedas gracias a una transmisión de 4 velocidades; para detener a esta bestia contaremos con frenos de disco de alto rendimiento y como detalle estético encontraremos las mismas 3 franjas que ostentó aquel prototipo. El precio inicial del Shelby Super Snake es de $249,995 dólares.

Shelby Series 2 Roadster.

En lo que a esta unidad respecta, Shelby se ha dado a la tarea de diseñar desde cero a este coche, es decir, no tomaron como base a ningún otro vehículo existente. Será técnicamente el sucesor de aquel Shelby Series 1 que conocimos en el cambio de siglo y su construcción es posible gracias a un acuerdo entre Shelby y Wingard Motorsports, marca que había comprado aquellos Series 1 restantes hace algunos años. ¿La novedad? Estarán construidos en fibra de carbono, aluminio o por primera vez en la historia, titanio.

“En conjunto con Shelby, Wingard se está encargando de que la reducción del peso sea la máxima posible, así como optimizar los usos de fibra de carbono y aluminio reforzado en componentes mecánicos,” declaró Gary Patterson, presidente de Shelby America. “Hemos ido más allá y retocamos la suspensión, los frenos y el tren de poder para permitir una mayor potencia en referencia al Series 1, dando ahora un estimado de 800 caballos de fuerza,” finalizó el directivo.

El tren de poder de este vehículo se conforma de un bloque de 7.0 litros V8 firmado por Shelby que se acopla a una transmisión ZF con convertidor de torque y un sistema de embrague multidisco, sin embargo, la marca ha declarado que se pueden acomodar algunas otras opciones bajo el cofre sin dar más detalles.

La construcción está basada en un monocasco de aluminio con unos trazos que nos recuerdan a su predecesor, pero al mismo tiempo nos deja en claro que sí hay una evolución. Bajo el coche encontramos una suspensión firmada por Penske Shocks y un sistema de frenado con cálipers de 6 pistones en cada una de las esquinas.

Cada uno de los futuros Series 2 Roadster encargados será diferente, pues el cliente podrá escoger la combinación de interior, asientos, motorización e incluso material del chasis. Con la compra de este vehículo tendrás un año de garantía en refacciones y solamente estará disponible a la venta por un año.

Ahora lee: