Seat Ibiza 30 años: una joya

Celebrar un cumpleaños siempre es motivo de mucha alegría y cuando estamos hablando de la fiesta de uno de los autos consentidos de nuestro mercado, el siempre querido Seat Ibiza, la fiesta deber ser además, inolvidable. Y eso es justo lo que la marca española ha hecho con la versión de aniversario 30 años del Ibiza. Los valores que han colocado a este auto como un ícono entre los jóvenes, se reúnen para hacer una opción muy tentadora en el mercado, de la que sólo hay 60 disponibles en México.

Tecnología mecánica

El Ibiza siempre se ha caracterizado por ser la opción de primer auto entre los jóvenes, pero no una oferta que por ser accesible se olvida de dar un buen diseño, calidad de materiales pero, sobre todo, un nivel de equipamiento de lo mejor del segmento y tecnología propia del grupo. Además, que se tenga la opción de un tres puertas sin tener que comprar forzosamente una versión más cara o de orientación más deportiva, le suma mucho valor y exclusividad. Esta edición de 30 años ofrece mecánicamente el motor de 4 cilindros TSI de 1.2L pero efectivos 105 hp; este propulsor se caracteriza por ofrecer un consumo de 16.1 km/l en ciudad (en autopista puede rozar los 19 km/l sin problemas) y además mantener nuevos ritmos de carretera gracias a ser turbocargado. También es cómodo de manejar, pues la transmisión es la famosa DSG que presume de rapidez y confort según se le pida. Este motor a mi personalmente me encanta porque está claramente subestimado por el público. Es de esos propulsores que sorprenden a quien lo maneje por su efectividad y pone a los pequeños turbocargados como los próximos motores dominantes en el tema de emisiones y eficiencia de combustible.

El primero de casa

Si estás pensando en este auto para ti o como el primer auto para el estudiante de casa, la marca además le ha puesto énfasis en la seguridad. Se agregan luces diurnas de LED que sí le dan un carácter hi-tech al coche, además de faros de bixenón, mejorando la seguridad del conductor y peatones; se incluyen también frenos ABS, ESP y seis bolsas de aire. Además suma un acabado especial interior denominado Total black con alcántara y costuras especiales y se incluyen emblemas de 30 años en las alfombrillas especiales.

Nos gustó mucho el sistema multimedia Seat Portable System combinado con Garmin, en donde tienes diferentes funciones del auto, como el GPS o una completísima computadora de viaje, además de conectividad bluetooth con smartphones y entrada de tarjeta SD. Esta versión también agrega una cámara de reversa sobre el espejo retrovisor que son de esas cosas que igual no son tan necesarias pero es fácil acostumbrarse a ellas. Por el tamaño del auto unos sensores de reversa serían más que suficientes.

Es sólo versión tres puertas, por lo que aquellos que tengan hijos pequeños sufrirán un poco el acceso de los infantes al autoasiento para menores, aunque el espacio no se ve comprometido y podrás llevar incluso un adulto más en la parte posterior. La cajuela es buena para un auto de su segmento, hablamos de 284 l, en la media del segmento.

Pero lo que más gusta del Ibiza 30 años (y en general de la gama del modelo) es su calidad de marcha, más orientada hacia un sabor sport. Incluso esta edición 30 años tiene un tuning específico todavía más deportivo. No quiere decir que te va a cansar en ciudad o sufrirás con los baches (esos los sufren todos los autos, claro está), pero se siente más despierto que otros autos del segmento. En ello colaboran mucho el perfil de los rines, de 17” que además le hacen lucir bastante deportivo.

Es una opción envidiable para los más jóvenes que buscan un coche con un precio no tan exagerado, que se vea bien (las tres puertas lo vuelven objeto de deseo) y que al mismo tiempo sume innovaciones tecnológicas y no se olvide de la seguridad activa y pasiva. De las mejores compras en ese segmento.