SEAT busca fabricar autos en Latinoamérica, ¿viable o no?

“SEAT estudia la viabilidad de producir y vender autos en América Latina,” declaró Luca de Meo, presidente de la marca española. ¿Podría ser México uno de los objetivos?

Según publica el diario Expansión, que en entrevista con Luca Di Meo obtuvo declaraciones sobre los futuros planes de expansión productiva y comercial de SEAT, América Latina es uno de los objetivos prioritarios. La marca estuvo en números rojos hasta hace unos años, pero ahora, con la consolidación financiera que ha llegado de la mano de Di Meo, ya se plantean explorar nuevas oportunidades de negocio.

“SEAT no ha contado con un plan serio para conquistar a los mercados del centro y sur de América. Ahora disponemos de más recursos al estar en un momento en el que no apagamos fuegos cada día. Por eso estamos haciendo números para explorar nuevos mercados y vías de negocio.”

La marca presentará sus resultados financieros el próximo mes de marzo y aseguran que tendrán beneficios por segundo año consecutivo, cosa que les da cierta libertad para buscar crecer en otros mercados.

De momento, nuestro país es el único del continente en donde SEAT tiene presencia oficial, y con resultados interesantes, habiendo vendido más de 24,000 unidades el año pasado. Sin embargo, todos sus productos son importados de España o República Checa, no producen fuera de Europa.

Comenzar a producir en América significaría dar un paso adelante y hay algunas plantas en el hemisferio occidental que podrían cumplir con las expectativas, entre ellas, la de Puebla, que actualmente produce Jetta, Golf, Tiguan y Beetle, además de estar cerca de recibir un SUV adicional. También hay plantas que podrían aparecer en los planes en Sudamérica, entre ellas, la de Volkswagen en Pacheco, Argentina que se prepara para la producción del nuevo SUV compacto de la marca ubicado por debajo de Tiguan, compartiendo componentes con Ateca.

Además, la marca ha comenzado ya a producir otros modelos del grupo en su planta de Martorell, como el Audi Q3, que pronto cesará para recibir en el complejo catalán a la nueva generación del A1. Otros modelos de SEAT han dejado de producirse exclusivamente en Martorell; el Toledo sale de la planta de Skoda en República Checa y el futuro Tarraco será fabricado en la planta de la casa matriz, en Wolfsburg, Alemania.

Con esta diversificación, no suena descabellado pensar en que ahora Volkswagen de México pudiera producir en Puebla algunos modelos de la marca, especialmente porque aquí se fabrican los productos de plataforma MQB A que también usan el SEAT León, Ateca y Tarraco.

Sin embargo, según sabemos, la planta de Puebla ya trabaja a marchas forzadas, por lo que habría que invertir en una expansión para que fuera capaz de recibir la capacidad adicional que supondrían los modelos de SEAT.

Por otro lado, en Brasil se produce la plataforma MQB A0 para los Polo, Virtus y T-Cross, misma que SEAT usa en Ibiza y Arona. Sería interesante tener un Ibiza hecho en Brasil porque permitiría tener costes más contenidos y así vender al auto como una alternativa de muy buen valor, sin retroceder en aspectos de calidad, equipo, mecánica o seguridad.

Inclusive es atractivo pensar en un derivado del Virtus para SEAT, quizá como la próxima generación del Toledo, siguiendo la receta del actual en un sedán de dimensiones generosas y con un alto nivel de equipamiento. Ese tipo de productos son muy bien recibidos en mercados en desarrollo como los nuestros.

La moneda ya está en el aire, además, producir en América le daría a SEAT la llave de entrada a mercados muy importantes como Brasil, Chile o Argentina, de alto volumen, en los que actualmente no participa. Luca Di Meo ya lo considera, y esperamos noticias más concretas muy pronto.