Salón de Detroit 2018: Honda Insight 2019, más información del nuevo híbrido nipón

El nuevo Insight llega como parte de la estrategia de electrificación de Honda, y aunque el auto que se presenta en Detroit es todavía un prototipo, está prácticamente listo para llegar a producción como año-modelo 2019, ubicándose entre los Civic y Accord en la gama de sedanes de Honda.

Estéticamente es muy parecido al Accord, y a diferencia de los autos contra los que competirá, el Insight es un sedán en lugar de un hatchback de 5 puertas, lo que debería de darle una ventaja, al menos en papel, en un mercado que generalmente prefiere sedanes.

La silueta es atractiva, pero la caída del poste C tiene un fin aerodinámico, mejorando el flujo de aire sobre la carrocería. Las luces son de LED en los dos extremos y la parrilla echa mano del diseño de ‘ala voladora’ que también se presenta en Civic, Accord y CR-V.

El interior del nuevo Insight echa mano de asientos en piel y otros detalles de confort, aunque el centro del habitáculo es la pantalla táctil de 8 pulgadas, acompañada por el display de 7 en el cuadro de instrumentos. Como lo adelantó la nueva Odyssey, el Insight tiene una interfaz personalizable y puede recibir actualizaciones a través del Wi-Fi que viene incluido.

Además, todas las versiones cuentan con el Sistema Honda Sensing con frenado autónomo de emergencia, prevención de abandono de carril, control crucero adaptativo y reconocimiento de señales de tráfico. El LaneWatch con cámara lateral de punto ciego será opcional.

No quedaba claro si veríamos el motor de 2.0 litros del Accord Hybrid o su variante de 1.5 litros que se usa en el Clarity PHEV. Ahora se confirma que será una mezcla entre ambos, puesto que el motor térmico que acompañará a la unidad eléctrica es un 1.5 litros de ciclo Atkinson, como el Clarity, aunque no hay un enchufe para recargarlo y ello se hace a través de propio motor que funciona como un generador o bien, con regeneración de energía.

De hecho, una de sus características será que el auto podrá moverse la mayoría del tiempo en modo EV, y el motor actuará como un generador cuando sea necesario, dando energía a las baterías, pero no moviendo directamente a las ruedas.

Los números de potencia serán dados a conocer más adelante y la batería irá montada debajo de los asientos traseros, maximizando el espacio de carga y sin entrometerse demasiado en el habitáculo.

Su llegada a México no está confirmada, aunque con el éxito que está teniendo el Prius y la llegada del Hyundai Ioniq, suena lógico que Honda pudiera animarse a comercializarlo. Por lo que sabemos sería un rival competitivo en el mercado, aunque el precio sería determinante.