Salón de Shanghái 2017: BMW M4 CS, perfecto para pista y uso cotidiano

La subsidiaria especialista en autos de alto de desempeño de BMW, M GMBH, ha mostrado en el Salón de Shanghái a la variante más agresiva de su coupé compacto, solo por detrás del M4 GTS. A diferencia de su hermano mayor, este M4 no está totalmente enfocado a la pista y aunque es muy rápido, busca entregar un balance entre auto para trackday y un coupé de lujo para uso cotidiano.

El motor turbocargado de 6 cilindros en línea y 3.0 litros gana algunos caballos y ahora alcanza los 460 equinos. Cuenta con doble turbocargador y apertura variable de válvulas, pero pasa del sistema de inyección de agua visto en el M4 GTS. Con la transmisión automática de 7 velocidades es capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en 3.9 segundos y completa una vuelta al temido circuito de Nürburgring en 7 minutos con 38 segundos.

La suspensión es más rígida que la de los M4 convencionales y se hace uso de aluminio en su construcción para reducir el peso del conjunto. También echa mano de suspensión adaptativa, modo dinámico y diferencial específico. Algunos de los paneles exteriores, como por ejemplo el cofre y techo son de fibra de carbono mientras que las puertas son de fibras naturales. El ahorro en peso fue tan obsesivo que incluso se eliminan las manijas para las puertas en favor de unas hechas de tela.

A diferencia del GTS, este sigue teniendo capacidad para cuatro pasajeros ya que los asientos traseros permanecen. Exclusivo de este modelo es el difusor frontal de fibra de carbono, aunque las calaveras traseras y el difusor trasero son compartidos con el M4 GTS.

Su comercialización ha sido confirmada en los Estados Unidos por un precio aun no publicado, pero inferimos que será considerablemente inferior al del GTS.