Salón de Pekín 2016: Volkswagen T-Prime Concept GTE, quiere convertirse en la próxima Touareg

La marca germana ha querido aprovechar el salón más relevante en el lejano oriente para presentarnos a un nuevo auto concepto con un diseño exterior que nos da un adelanto de lo que podemos esperar en la tercera generación de la SUV más lujosa de la marca, la Touareg, con líneas similares a las que ya vemos en otros SUV concepto de Volkswagen como el T-Cross e incluso en la nueva Tiguan de producción que llegará a México a finales de año. A pesar de ser un prototipo, tiene líneas que parecen estar listas para producción en serie pues no es demasiado radical. Tiene un aspecto elegante y sobrio.

El interior de la nueva T-Prime es una de las áreas en donde más empeño se puso ya que no tiene ni una sola perilla o switch y todos los mandos se encuentran en la enorme pantalla táctil de 15 pulgadas, pudiendo ser operados con gestos o por comandos de voz.

Haz click aquí para conocer más sobre el sistema de gestos de Volkswagen

También monta una pantalla de 12 pulgadas que reemplaza al tradicional cuadro de instrumentos y, como el Virtual Cockpit de Audi, muestra la información que normalmente encontraríamos en un velocímetro o en un tacómetro convencionales. Incluso encontramos pantallas gemelas de 10.1 pulgadas que controlan la temperatura en las plazas traseras, como dijimos, sin perillas convencionales.

El tren motriz es el conocido y omnipresente 2.0L turbocargado de cuatro cilindros que se asocia a una caja automática de 8 velocidades, pero cuenta con un motor eléctrico integrado en la transmisión para darle potencia extra cuando se le exige y lograr números conjuntos de 375 equinos y hasta 516 libras-pie de torsión trabajando en conjunto. Con este tren motriz el T-Prime puede acelerar de 0 a 100km/h en 6 segundos, alcanzar una velocidad tope de 225km/h y entregar hasta 37km/L, también puede recorrer 50 kilómetros en modo eléctrico sin usar ni un mililitro de gasolina.

El motor eléctrico es enchufable y se recarga en 8 horas si lo conectamos a corriente de 220 volts (el estándar en Europa), pero utilizando estaciones de recarga especializadas ese tiempo disminuye y se carga por completo en poco menos de tres.

Este concepto es un adelanto de lo que podemos esperar de los futuros SUVs de Volkswagen y también nos deja claro que la marca no se conforma con la Tiguan y la Touareg en su gama y planea expandirla por debajo y por arriba de ellas para sumarse de lleno a la moda mundial en donde las SUVs son muy populares y representan una porción importante del mercado por volumen de ventas, y sí, siendo este el futuro de las SUVs podemos asegurar que este es muy emocionante y atractivo.