Salón de Pekín 2016: Audi TT RS Coupé y TT RS Roadster

La exposición asiática sorprende a la industria con la presentación de los Audi TT más potentes en la historia de la marca. Llegarán a Europa a finales de este año, mientras que en nuestro país los veremos rodar seguramente en 2017.

Sin duda alguna el cambio más fuerte llega en el apartado mecánico, ya que este nuevo deportivo incorpora un motor a gasolina de cinco cilindros 2.5 litros TFSI fabricado completamente en aluminio.  La potencia total es de 400 HP, mientras que el torque cierra cifras en 354 lb/pie. Este impulsor es prácticamente el mismo que monta el poderoso RS3 Sportback y gracias a sus renovadas capacidades anuncia un 0 a 100 km/h en 3.7 segundos y una velocidad tope de 280 km/h.

En concreto, este crecimiento en potencia es producto de elementos metálicos más ligeros, de un turbocargador más grande que logra soplar a un máximo de 1.35 bares y a un intercooler más eficiente que aporta reduciendo la temperatura y potenciando la aspiración de oxigeno frio. Por otro lado, encontramos el sistema Audi Valvelift (AVS) de apertura variable de válvulas en función del acelerador, mismo que logra exprimir lo máximo del impulsor pero al mismo tiempo mantener en un buen rango los niveles de consumo.

Asimismo, la firma de los cuatro aros dota a sus TT RS con la última evolución de su mecanismo de tracción quattro. Audi asegura que el reparto de torque para el eje trasero se produce ahora de forma más eficiente, ya que el sistema está en constante estudio de las condiciones de adherencia. Además, este nuevo bólido tiene, gracias a la ciencia Audi Drive Select, distintos modos de conducción: Comfort, Auto, Dynamic e Individual. Los parámetros que se modifican son primeramente la reacción de la caja S Tronic de doble clutch y siete velocidades, la dureza de la dirección, la respuesta del motor en relación con el acelerador y las válvulas del sistema de escape.

Más ligero, eficaz y tecnológico

Gracias a la construcción Audi Space Frame, la germana vuelve a marcar el paso en términos de fabricación y desarrollo. Ahora se utilizan composite, aluminio y acero estampado, que dan como resultado coches más livianos y agiles, con un peso total de 1,440 kilogramos para el TT RS Coupé y 1,530 para la variante TT RS Roadster.

Por otro lado y como equipamiento de serie, los nuevos TT RS montan grupos ópticos traseros con iluminación LED, pero ahora, también se puede elegir el sistema Matrix OLED en diseño 3D, mismo que está compuesto por diodos orgánicos de emisión de luz.

En el apartado de frenado encontramos discos de acero perforados y ventilados de 370 milímetros adelante y 310 milímetros en el eje posterior. Las pinzas de freno muestran el carácter RS y anticipan un sistema muy robusto y eficiente.