Salón de Paris 2016: Citroën CXperience Concept, el futuro de la francesa

Este prototipo nos adelanta el futuro lejano de Citroën, con líneas muy estilizadas, interiores bastante llamativos y tecnológicos, y un tren de propulsión híbrido conectable con características inéditas para la industria.

El CXperience tiene una longitud de 4.85 metros, una anchura de 2.1 metros y una altura, bastante reducida, de 1.37 metros. La distancia entre ejes es de 2.9 metros, mientras que los rines son de unas impresionantes 22 pulgadas de diámetro.

La aerodinámica se vuelve uno de los puntos más importantes en este conceptual, con elementos activos en la carrocería que se accionan dependiendo de las necesidades de estabilidad. La firma gala ha pensado tanto en eliminar la restricción de aire, que desecha los tradicionales espejos laterales, sustituyéndolos por dos pequeñas cámaras que se encargan de transmitir a una pantalla interior todo lo que ocurre fuera del habitáculo.

Interior espacial

 La cabina resulta una de las partes más impresionantes del CXperience, avistamos una combinación de colores atrayente y futurista, en equipo con insertos en madera que regalan un entorno sumamente equilibrado. Como es de esperarse, en info-entretenimiento este prototipo destaca por una gran pantalla digital táctil de 19 pulgadas, que además de controlar las características básicas, puede accionar tecnológica semiautónoma y cargar dispositivos móviles por inducción.

Los asientos traseros también se pensaron para estar conectados con pantallas y diversas características de entretenimiento.

Metales

El tren motriz híbrido se divide con un propulsor de combustión interna de 200 HP y un eléctrico que puede generar 80 kW. En total la potencia puede llegar hasta los 300 equinos. La transmisión es automática de ocho cambios.

Citroën asegura que el CXperience Concept puede recorrer en modo cien por ciento eléctrico 60 kilómetros y que puede recargarse en su totalidad en 4 horas, si se emplea un sistema de carga especial.