Salón de Ginebra 2017: Infiniti Q60 Project Black S, tecnología de Fórmula Uno para pelear con el BMW M4

La marca de lujo del Grupo Renault-Nissan presenta en el Salón de Ginebra a un concepto con tecnología de Fórmula Uno, basado en el Q60, para competir con los coupé deportivos alemanes de alta gama. El Q60 Project Black S es el resultado de la colaboración entre Renault Sport F1 y la marca nipona.

El motor es uno de los últimos desarrollos de la marca e incorpora el sistema de recuperación de energía cinética [KERS] que se utiliza en la competencia del máximo circuito, este sistema almacena la energía y la transforma en movimiento de forma explosiva cuando se presiona el acelerador a fondo, a través de motores eléctricos integrados directamente en el cigüeñal y en el turbocargador.

Este motor incorpora la tecnología de compresión variable que llegará próximamente en la Infiniti QX50 y el resultado de todas las mejoras es un V6 de 3.0 litros capaz de entregar hasta 500 caballos de fuerza, un 25% más frente al Q50 400 Sport. De acuerdo con Infiniti, no es solamente la cifra de potencia la que se ve positivamente afectada, sino que la aceleración es instantánea, sin retraso perceptible en la entrega de par.

El equipo de F1 también tuvo gran injerencia en el diseño exterior, con el fin de alcanzar una aerodinámica óptima. Las tomas frontales canalizan aire frio al sistema de frenos para mantenerlo en una temperatura ideal, evitando la fatiga. Los rines de 21 pulgadas de diámetro y las salpicaderas sugieren que el chasis ha tenido actualizaciones importantes para poner toda la potencia en el piso y en la parte de atrás el alerón está pensando para generar carga a altas velocidades, manteniendo el auto adherido al pavimento.

Por ahora es todavía un concepto, pero si Infiniti determina que pudiera haber demanda para un auto de ultra alto desempeño, con miras a competir con BMW M4, Audi RS5 y Mercedes-AMG C63, podría llegar a producción como un modelo exclusivo de bajo volumen.