Salón de Ginebra 2017: Infiniti Q50 2018, actualización estética para el sedán Premium de acceso

El Infiniti Q50 vio la luz en 2014 y es por eso que, para 2018 y tras haber recibido actualizaciones mecánicas hace unos meses, llega un lavado de cara de media vida con nuevos detalles exteriores e interiores para acercarlo al que en esencia es su versión coupé, el Q60.

Al frente, los grupos ópticos son nuevos y también lo son las tomas de aire laterales mientras que la parte de atrás recibe nuevas calaveras. El Sport 400 agrega elementos más agresivos como diferenciador frente a las variantes de entrada a la gama.

Por dentro, el volante es de nuevo diseño, idéntico al del Q60 y los asientos cuentan con soporte para reducir la presión en la espalda y hacer más placenteros los viajes largos. Los motores no tienen cambios, pero sí habrá una diferenciación entre el Q50 S Hybrid y el Q50 400 Sport, con el emblema de la S en color azul para el híbrido y en rojo para el motor turboalimentado, dejando espacio a la S negra del recién presentado concepto híbrido.

El Q50 2018 estrenará la tecnología ProPILOT de Inifiniti con una serie de asistencias a la conducción que no se encuentran disponibles en el auto actual, entre ellas, alerta de cambio involuntario de carril, control crucero adaptativo, frenado automático de emergencia y la segunda generación del sistema de dirección eléctrico de Infiniti.