Salón de Frankfurt 2017: Mercedes-Benz Clase S coupé y convertible, actualizaciones mecánicas lógicas

Tal como adelantamos hace unos días, Mercedes-Benz le dará a los Clase S coupé y convertible el mismo tratamiento que le dio al Clase S sedán, como parte de un rediseño de media vida que llega solamente 18 meses después de la presentación de las primeras iteraciones de estos autos.

Comenzando por las versiones de Mercedes-AMG, ambos tendrán la nueva parrilla Panamericana inspirada en el Mercedes-AMG GT R, que ya ha ido expandiéndose al resto de la gama abarcando también a las GLC43 y GLC63. También se montan nuevas tomas de aire inferiores para un óptimo flujo de aire por el sistema de frenos y motor.

Tras la parrilla, el S63 recibe el nuevo motor V8 de 4.0 litros con doble turbocargador que remplaza al motor de 5.5 litros. A pesar de que el nuevo motor es más pequeño, gana 27 caballos de fuerza, alcanzando los 603 caballos en total y manteniendo el par motor en 663lb-pie.

Acoplado a una caja automática de nueve cambios que envía la potencia a los dos ejes, el S63 es el más rápido de la gama, más aún que el S65 con motor V12. Acelera a 100km/h en 3.5 segundos y hasta una máxima electrónicamente limitada de 250km/h. El S65 mantiene el motor V12 turbocargado de 6.0 litros, que genera 620 caballos de fuerza y unos masivas 738lb-pie de torsión.

El V12 sigue adelante con la caja automática de 7 relaciones encontrada en el Clase S anterior, y a pesar de ser más potente, acelera de 0 a 100km/h en 4.1 segundos, perdiendo más de medio segundo respecto al S63 debido a la tracción trasera.

La Clase S en versiones regulares muestra cambios similares a los presentados con el sedán, con nuevas funciones de conducción semiautónoma y retoques al diseño exterior e interior. Desde fuera, hay cambios en las fascias delanteras y traseras, con nuevos acentos cromados y las luces OLED con 66 diodos orgánicos individuales que dan la impresión de flotar dentro de los grupos ópticos.

Dentro, dos pantallas a color de 12.3 pulgadas regresan al cuadro de instrumentos y a la consola central con gráficos actualizados y trabajan en armonía con los mandos al volante y control de gestos. El diseño del volante es completamente nuevo, y el sistema COMAND con alertas reales de tráfico y clima llega a estos modelos de dos puertas en su última generación. Se integran las interfaces Android Auto y Apple CarPlay.

Como el Clase S sedán, el auto puede ajustar la velocidad a la que circula de forma autónoma según información del sistema de navegación, y tomando como referencia a curvas, intersecciones o glorietas.

Estas versiones del Clase S también reciben una nueva gama de motores. Un V6 turbo de 3.0 litros con 362 caballos de fuerza y 367 libras-pie de torque da vida a los S450, con aceleraciones a 100km/h en 5.5 segundos mientras que el S500 monta una versión descafeinada del bloque V8 biturbo de 4.0 litros del S63, en este caso con 463 caballos de fuerza y 516lb-pie acelerando en 4.6 segundos.