Primer vistazo: Mercedes-Benz Clase A Sedán 2019

Este sedán compacto de Mercedes-Benz es más corto que la versión presentada en China y será fabricada en Aguascalientes, México.

Basado en el Concept A Sedán, finalmente conocemos al nuevo sedán de entrada de Mercedes-Benz, que será fabricado en el complejo COMPAS comenzando en meses próximos, en el que Nissan y Daimler colaboran produciendo tanto este nuevo sedán como el Infiniti QX50.

La versión para el mercado chino se reveló hace unos meses, pero esta es de batalla más corta y se venderá en el resto del mundo, tanto en Europa como en el continente americano. Dentro de la gama de entrada de Mercedes, se coloca como un sedán más tradicional que el CLA y toma la nueva arquitectura mientras que CLA, que llegó en 2013, esperará su segunda generación en la nueva plataforma.

Mide 4.55 metros de largo, lo mismo que un Hyundai Elantra para ponerlo en perspectiva, y presenta una cajuela de 420 litros que supera a la del Clase A Hatchback, pero con una apertura naturalmente más pequeña. La silueta más ad hoc con lo que vemos en un sedán, le da un espacio en plazas traseras superior al del CLA, especialmente para la cabeza.

Para Norteamérica se confirma un solo motor, en los A220 y A220 4Matic, este último con tracción integral. Se trata de un bloque turbocargado de 2.0 litros con 188 hp y 221 lb-pie de par acoplado a una transmisión automática de doble embrague y 7 relaciones.

Las versiones de tracción delantera usan un esquema de eje trasero semirrígido, mientras que optando por los rines de 19 pulgadas o por la versión 4Matic se consigue un tren trasero multi brazo.

En Europa habrá un motor de gasolina de 1.3 litros en el A200, con 161 hp y 184 lb-pie que podría ofrecerse en México, mientras que el diésel de 1.6 litros con 114 hp y 192 lb-pie en el A118d seguramente no lo hará.

Por dentro, el Clase A Sedán se ve justo como el hatchback europeo, con el doble panel en el que se montan las pantallas del sistema MBUX, con dos unidades de 7 o 10.25 pulgadas respectivamente que se controlan a través de mandos táctiles, por los touchpads en el volante y consola central o con mandos de voz similares a los que usan los sistemas operativos de Apple, Amazon o Google. El diseño es típico de Mercedes, con múltiples ventiles de aire redondas, piel, madera y luces ambientales como opción.

Competirá frontalmente con el Audi A3 Sedán, que ya espera la llegada de una nueva generación, y con el recién llegado BMW Serie 1 Sedán, que llega desde China. Los tres ejemplares tienen mecánicas de tamaño y potencia similares, y a diferencia de lo que tienen otros autos de sus respectivas marcas de montan en plataformas de motor transversal.

Las versiones preparadas por Mercedes-AMG con más de 400 hp en los A45 ya están también en etapas finales de desarrollo y seguramente podremos conocerlas muy pronto. Contemplan a ambas carrocerías, aunque con mucha seguridad vendrán de Alemania y no se fabricarán en México.

Ahora lee