Primer Contacto: Volkswagen Atlas V6 2018, tan grande como las expectativas que tenemos de ella

Primer contacto desde Texas, Estados Unidos cortesía de Motoring.com.au

Enorme en todo el mundo, Volkswagen ha pasado décadas construyendo lo que pensaban que el mercado más importante necesitaba, y luego tratando de averiguar por qué no tenía éxito. Ahora, finalmente han construido el auto que el propio mercado les dijo que necesitaban, y podría funcionar muy bien.

A diferencia de lo que ocurre en el resto del mundo, el mercado estadounidense se le ha resistido a Volkswagen. Han pasado toda la época post-Vocho tratando de reparar lo que asumían que eran errores del mercado en sí, intentando llevar a aquel mercado de sedanes de baja tecnología y enormes SUVs a autos pequeños eficientes. Efectivamente, Volkswagen trató de educar a los compradores estadounidenses para que se parecieran más a los compradores alemanes.

Tras el dieselgate, los planeadores e ingenieros en Wolfsburg tuvieron que admitir la derrota y reaccionaron dándole a cada mercado cierta individualidad, y es así como llega el Atlas.

Con 5,037 milímetros de largo, es el SUV más grande de Volkswagen en la historia, 230 milímetros más larga que Touareg y más de medio metro más grande que la Tiguan actual. Mide 1,979 mm de ancho y 1,768 de alto, es grande, cuenta con tres filas de asientos y espacio para 7 adultos de talla grande.

Basada en la plataforma modular MQB del Grupo Volkswagen, será el auto más grande que utilice esta base, que también se utiliza en el hatchback compacto de la marca, el Golf.

El diseño ha sido concebido para ser inofensivo, casi anónimo en un mercado en donde dominan la Ford Explorer, Toyota Highlander, Honda Pilot y Mazda CX-9. A pesar de ser fabricada en los Estados Unidos, se venderá como Terramont en mercados como China, Rusia y México. Terramont significa tierra y montaña y combina con la filosofía actual de nomenclaturas para SUVs de Volkswagen, todas comenzando con la letra ‘T’.

Habrá la opción de equiparla con dos motores, el ubicuo TSI de 2.0 litros con 235 hp o el 3.6 litros V6 de 280 caballos que se usa en el Passat. El motor turbocargado se combina únicamente con tracción delantera mientras que las variantes V6 pueden elegirse con tracción integral. Todas usan una caja automática de 8 velocidades.

Si sospechas que el bloque de 2.0 litros quedaría sobrado estarías en lo correcto. Y también estarías equivocado. No tenemos todavía la cifra de peso para el 2.0 litros turbo, pero sabemos que pesará al menos 1,900 kilogramos, media tonelada más que lo que este mismo motor tiene que acarrear en el Golf GTI.

Sin embargo, con 258 lb-pie de par, se queda solamente 8 unidades por debajo del V6, y crucialmente, estas llegan desde las 1,600 rpm, en lugar de esperar a las 2,750 como ocurre con el V6. Esto quiere decir que el 2.0 litros es más útil de lo que imaginábamos en manejo citadino, empujando con fuerza en la parte baja, pero quedándose sin aliento a altas velocidades.

Suena bien, es sofisticada, pero no empuja más fuerte a 2,500 vueltas que a 4,500. Volkswagen no ha revelado las cifras de aceleración oficiales para el motor turbo, pero parece difícil imaginar que pueda acelerar a 100 km/h en menos de 9 segundos.

El V6 es una opción más sensata para un auto de este tamaño, a pesar de tener menos torque que el cuatro cilindros a bajos regímenes de giro. El V6 acelera a 100 km/h en menos de 8 segundos y es el más potente y capaz la mayor parte del tiempo.

El V6 de ángulo reducido es adecuado, suave y suena mucho mejor que los V6 de 60 grados de sus rivales. También tiene mucho más carácter. Sí los motores son el punto inicial de nuestras sospechas, el resto del conjunto hace algo muy similar.

La marcha es increíblemente suave en casi todo momento, aún con los neumáticos opcionales de 20 pulgadas. Unas gomas de 18 pulgadas serán de serie en las versiones de entrada. Se maneja con confianza, aún sí lo modos de manejo modifican solamente el acelerador, transmisión, dirección y asistencias anti-derrape, en lugar de modificar los tarados de la suspensión. No es el auto que buscarás llevar a un camino sinuoso, pero estando en uno responde de forma adecuada.

El control de la carrocería es sencillamente brillante, tomando curvas con una serenidad admirable y convicción, aunque el volante se siente anestesiado. Los frenos se sienten fuertes, pero es la transmisión la que más brilla, entregando la relación adecuada de forma casi intuitiva y haciendo los cambios ascendentes y descendentes con suavidad.

Por dentro es enorme, con 583 litros en el maletero aún con la tercera fila de asientos en posición, 1,572 litros con la tercera fila abatida y unos impresionantes 2,741 litros con las dos filas dobladas.

En un nivel más práctico, cuenta con un sistema innovador y fácil de usar para la tercera fila, mientras que la fila de en medio de desliza hacia delante y atrás aun con las sillas infantiles ancladas, los asientos exteriores se doblan hacia adelante para facilitar el acceso a la parte trasera. Una vez ahí, encontramos que el espacio para piernas y hombros es correcto, pero los adultos más altos, de más 1.80 metros, irán más cómodos en las dos filas delanteras.

Monta el sistema de info-entretenimiento por el cual se ha distinguido la plataforma MQB, incluyendo como opción el cuadro de instrumentos digital e interfaces Android Auto y Apple CarPlay. También aparece un sistema de sonido firmado por Fender, con 12 altavoces y 480 watts de potencia.

Las calaveras con tecnología LED son opcionales, pero los faros vienen de serie con Full LED, y se monta también una serie de asistencias al conductor muy bien valoradas en este lado del planeta, incluyendo el control de crucero adaptativo, frenado autónomo de emergencia, alerta de cambio involuntario de carril, asistente de estacionamiento y monitoreo de punto ciego.

También monta el frenado automático post-colisión, que reduce la posibilidad de colisiones secundarias tras un choque.

Así, Atlas (Terramont para nosotros los mexicanos) se posicionará en la gama de SUVs de Volkswagen por encima de T-Roc, Tiguan y Touareg en tamaño, pero por debajo de Touareg en precio, para brindar a las familias el SUV de 7 pasajeros que tanto habíamos esperado de Volkswagen. Llegará a México a mediados de 2018, pero parece que Volkswagen finalmente tendrá un contendiente de cuidado, para preocupar a los líderes del segmento, entre ellos, los ya citados Ford Explorer, Honda Pilot, Toyota Highlander, Chevrolet Traverse y Mazda CX-9.