Primer Contacto: Toyota Highlander 2017, llega a México y analizamos sus fortalezas

La marca japonesa presentó en el último Salón de Nueva York a la actualización de media vida de uno de los productos más balanceados de la gama, cuya generación actual data del año 2013 y que comparte varios de sus componentes con el Toyota Camry. El sedán mediano de la marca se renueva este mismo año y comenzará a usar la nueva plataforma modular del grupo, pero este chasis deberá esperar a la nueva generación de Highlander. Por ahora, es una modificación a la generación existente para mantenerla fresca y competitiva.

Más de 24,000 Highlander han llegado a las manos de clientes mexicanos desde que comenzara a comercializarse en nuestro país hace aproximadamente una década. Este rediseño sigue las normas de lo que hemos visto en la última actualización de uno de los modelos estrella de la firma, en donde sin entregar un auto radicalmente diferente, nos queda la sensación de que cada tornillo ha sido apretado y afinado, yendo más allá de los retoques estéticos, para entregar un mejor manejo. El frontal es nuevo y se diferencia de su antecesor con un aspecto audaz, gana faros y calaveras con tecnología LED y algunos retoques al interior.

El cambio principal en la nueva Highlander sucede bajo el cofre, ya que el motor de 3.5 litros y 6 cilindros ahora usa un sistema de inyección directa de combustible asociado a una caja automática de 8 cambios. Gana 25 caballos de fuerza -ahora entrega 295- y se coloca como una de las más potentes dentro de su segmento.

Al volante, buenos modales

Las sensaciones al mando de la nueva Highlander son muy positivas, a pesar de tratarse de un vehículo de más de 4.8 metros de largo, en autopistas rápidas logra esconder su masa de forma adecuada, no vas a sentir que te encuentras al volante de un auto deportivo, aunque claramente tampoco tendría que ser así porque el foco es familiar. Manejarla en autopista a velocidades de entre 110 y 130 kilómetros por hora inspira seguridad, la carrocería se balancea como esperamos en un automóvil de este tipo, pero aun cargada con equipaje y 5 pasajeros, jamás pierde la compostura en caminos sinuosos.

Lo primero que llama nuestra atención es la entrega de par motor desde muy bajas vueltas, si aceleramos a fondo las llantas delanteras comienzan a patinar y el control de tracción debe intervenir para recuperar el control. Gana velocidad sin demasiado sobresalto, facilitando maniobras de incorporación a vías de alta velocidad y rebases en carreteras de contraflujo.

La nueva caja de 8 velocidades nos deja con un buen sabor de boca, aunque creemos que las primeras 5 marchas son demasiado largas, considerando que se cuenta con 8 relaciones. Sería interesante ver que las primeras 4 velocidades fueran de desarrollos cortos, dejando a las ultimas 4 con relaciones altas para mantener los buenos consumos y los bajos niveles de ruido a altas velocidades. Los cambios los realiza con rapidez y suavidad, buscando siempre la marcha más alta a velocidades crucero.

Por dentro, el interior es típico de Toyota, con materiales de muy buen tacto, una calidad de ensambles excepcional, vastos espacios para almacenar todo lo que se nos ocurra (la consola central bien puede albergar un guardarropa entero) y una colocación lógica e intuitiva de los mandos del sistema de sonido y climatizador. En la pantalla de información ubicada en el cuadro de instrumentos podemos acceder a información del auto y del trayecto, pero nos pareció curioso que el modo Sport deba ser activado a través de esta pantalla y no con el tradicional botón en la consola central.

Todas las versiones cuentan con una pantalla táctil, de 6.1 pulgadas para las versiones LE y de 8 para las topes de la gama. Si bien no cuenta con interfaces para teléfonos Android o Apple, es posible conectar dispositivos a través de Bluetooth para reproducir música o hacer llamadas telefónicas directamente desde la pantalla táctil, sin necesidad de restarle atención a lo que sucede en el camino.

Las versiones LE y XLE cuentan con espacio para 8 pasajeros en una configuración 2-3-3, mientras que las Limited usan asientos tipo capitán en la segunda fila y una disposición 2-2-3 para 7 pasajeros. El espacio para los ocupantes de la primera y segunda fila resulta ideal para viajes largos y será posible que adultos de talla grande viajen cómodos, sin embargo, a pesar de contar con tres cinturones de seguridad, creemos que la tercera fila es apropiada únicamente para dos adultos, especialmente en trayectos largos.

Tratándose de un vehículo de orientación familiar, la seguridad de los ocupantes queda en primer plano, todas las versiones equipan 8 bolsas de aire, control de estabilidad y acero de alta resistencia, para que, en una colisión, la energía transformada no llegue a la cabina, mitigando así las probabilidades de lesiones a los pasajeros.

Sus rivales son principalmente SUVs o crossovers de tamaño similar y dentro de este segmento, nos parece una de las mejores. Solamente la Mazda CX-9 se coloca por encima, gracias a las excelentes dinámicas de manejo, sensaciones Premium y motores turbocargados de última generación.

Hemos valorado positivamente a Kia Sorento por la buena relación precio-beneficio con la que cuenta y debemos decir que Highlander ofrece una propuesta de valor similar, nos encontramos ante las mejores dos de la categoría si evaluamos este aspecto, que generalmente es de suma importancia a la hora de adquirir un auto nuevo, más aún si hablamos de autos que superan el medio millón de pesos. Honda Pilot, por su parte, se ofrece en una sola versión, con un alto nivel de equipamiento y con un precio superior a los 700,000 pesos. Esta es una de las grandes ventajas de Highlander, pues es la única que puede conseguirse con espacio para 8 pasajeros por menos de 550,000 pesos.

Este mismo año llegarán dos nuevos rivales a la categoría, Volkswagen ingresa al segmento tras algunos años de ausencia con la Atlas y Chevrolet traerá a México la nueva Traverse, que se presentó en el pasado Salón de Detroit.

Nos parece que este rediseño es más que acertado porque, sin tratarse de una camioneta totalmente nueva, mantiene a la Highlander como una propuesta competitiva con diferenciadores claros y tangibles frente a sus rivales.

Toyota Highlander 2017
Motor: V6 3.5L DI; 295hp y 263lb-pie
Transmisión Automática; 8 velocidades
Consumo mixto oficial: 10.2km/L
Volúmen en cajuela: 391L
Versiones y precios:
LE: $537,000
XLE: $618,00
Limited Panoramic Roof: $677,700
Limited Blu-Ray: $699,900