Primer contacto: Audi A7 3.0 TFSI Quattro S-tronic 2018, ¿pueden un chasis magnifico y un interior brillante superar el hecho de que no tenga un diseño innovador?

Reemplazar al jefe de diseño de una marca siempre será difícil, especialmente cuando el departamento creativo no tiene esa misma seguridad que tenían cuando sacaron al mercado el primer A7. Audi ha hecho una maravilla con el interior de esta nueva generación, mezclando el lujo con la digitalización y el manejo, sin embargo, el trabajo exterior es “bueno” lo que significa un paso hacia abajo en la escalera de la perfección de su predecesor.

El formato de 5 puertas con carrocería liftback se mantiene para esta generación, un concepto similar a lo que Mercedes-Benz realiza con el CLS. Estamos hablando de un sedán que toma la base de su hermano menor, en el caso de Audi, el A6 de nueva generación, y le añade una nueva carrocería con sensación deportiva. En el caso del CLS, toma como base el Clase E y le da un aire un poco mas fresco enfocado a un público mas joven con deseos deportivos.

El nuevo A7 es desde cualquier punto de vista mejor que su antecesor, a excepción de la vista de tres cuartos trasera, lo que le resta un poco de esa presencia que tenia en el camino la antigua generación, eso sí, crece en medidas y se adapta al lenguaje de diseño actual de la marca, con algunos de los atributos de sus hermanos, lo cual lo hace sentir menos único, cosa que no pasaba con la generación pasada en la cual casi todo estaba hecho solamente para esta bala del Autobahn.

Dejando a un lado la cuestión del diseño, nos quedamos en el plato principal a un vehículo casi perfecto, ideal para recorrer largas distancias y a la vez para circular en ciudadm además de que puede ser estacionado automáticamente o, cuando la ley lo permite, auto conducirse en las autopistas gracias a su conducción autónoma nivel 3.

Si te preguntabas si equipará el sistema de apoyo eléctrico Mild-hybrid de 48 volts, así es, todas las versiones de motor a gasolina tendrán este mecanismo de serie, y como opcionales podrás escoger dirección en el eje posterior, suspensión de aire y unos rines de 21 pulgadas con neumáticos especiales, además del juego de iluminación Matrix LED o láser.

Cuando llegue a las concesionarias de Audi en junio, mecánicamente equipara dos opciones de motorización, un bloque a base de gasolina de 3.0 litros V6 con 335 hp y un motor turbodiésel de mismo desplazamiento y numero de cilindros, erogando la misma potencia y par de 479 libras-pie, ambos acoplados a una transmisión de doble embrague con 7 escalones.

Audi ya nos confirmo la futura llegada de las otras versiones, entre ellas el S7 y RS7, los cuales equiparan un motor V8 biturbo de 4.0 litros y una versión especial para el mercado europeo con un motor 4 cilindros diesel de 2.0 litros de desplazamiento.

La marca de los cuatro aros presume de haber logrado un nuevo nivel jamás antes creado de insonorización de la cabina, y les creemos, pues al estar en el interior del vehículo pareces estar aislado del exterior en su totalidad, además de que el refinamiento y la comodidad durante el viaje mejoran en relación a la antigua generación, algo que creemos justo después de tanto trabajo por partes de los alemanes para hacer de este un vehículo superior.

El manejo es mas refinado en esta generación, se siente mas capaz de realizar lo que le pidas, no esta enfocado a ser un auto 100 por ciento deportivo y nunca lo fue, es más bien un Gran Turismo con el cual es fácil recorrer distancias increíbles con ciertos atributos deportivos. Al apuntar al A7 a una curva, el coche entra de manera precisa y correcta, no tienes por que preocuparte por perder el control gracias a su sistema de tracción quattro, el cual te sacará de la curva sin problemas y la dirección está en constante comunicación contigo, te deja saber que esta pasando en el eje delantero sin preocuparte.

El sistema de conducción autónoma nivel 3 hace su trabajo sin siquiera esforzarse, podrías recorrer cantidades increíbles de kilómetros sin darte cuenta gracias a que esta controlado por 5 cámaras, 5 radares, 12 sensores ultrasónicos, y un escáner láser LiDar el cual ayuda a mantener en función las 39 asistencias al conductor con las que cuenta el A7 2018, todo controlado desde una cabina con menos botones que una camisa de vestir, lo que nos lleva al siguiente punto.

El interior lo encontramos dominado por un par de pantallas digitales, desde las cuales controlaremos todo el vehículo, en primer lugar, tenemos el clúster digital de 12.3 pulgadas como equipamiento estándar que hace pareja con una pantalla táctil en el centro del tablero de 10.1 pulgadas con control de voz o comando de escritura, ambas a todo color. Debajo de esta última encontramos una tercera pantalla táctil en la que controlamos el sistema de aire acondicionado, o bien, si no deseas ensuciar las pantallas del coche al tocarlas, podemos presionar el botón de comando de voz y decir “tengo frío” y el vehículo te preguntará a que temperatura deseas el interior. Se lo dices y lo cambia, así de fácil.

Audi ha hecho un gran trabajo con la nueva generación del A7, ha revolucionado la manera en la que imaginamos el lujo, la comodidad y la deportividad en un sedán con un legado importante que defender, sobre todo en el segmento en el que se encuentra, el cual es uno de los mas demandantes, donde los clientes cuidan hasta el ultimo detalle.

Palabras por Michael Taylor