Patch Hurty: La historia un niño amante de los coches

Patch le escribió a las marcas, y ellas le respondieron de una manera muy interesante.

Parte de la belleza de la infancia es que los niños pueden encontrar interesantes algunas cosas que los adultos consideraríamos cotidianas. Patch es un niño de 5 años que se encontró un emblema de Ford en la calle y ahí fue donde nació la idea de crear una colección de ensueño.

De acuerdo con Ezra Dyer, reportero de Popular Mechanics que documento esta historia, Hurty es un gran fanático de los automóviles y de hecho aprendió a leer gracias a los nombres de los coches. Luego de encontrar un emblema de Ford en la calle, él y su mamá pusieron en marcha un plan para ponerse en contacto con docenas de marcas automotrices expresando el amor que Patch siente por los coches.

En cada una de las cartas enviadas iba una foto del pequeño parado junto a un automóvil de la marca correspondiente y unos cuantos centavos de dólar a cambio de lo que sea que la marca decidiera mandarle para su museo.

La respuesta por parte de las marcas fue mejor de lo que esperaban, pues más de 50 de ellas se pusieron en contacto, incluyendo Bugatti, Suzuki o Saturn, y le respondieron con un pequeño souvenir.

Las dos mejores respuestas fueron de Lincoln y Bentley quienes mandaron al pequeño Patch un boceto firmado del Continental y Bentley le regaló un emblema de la marca proveniente de un rin.

Varias otras marcas mandaron emblemas de parrillas para que Patch pudiera comenzar con su colección. No cabe duda que la ilusión de los niños puede movernos el corazón a más de uno y recordarnos que los automóviles también nos despiertan emociones.

Ahora lee: