Para Mazda, la filosofía del Zoom-Zoom no es mera mercadotecnia y el próximo Mazda3 lo dejará muy claro

Después del facelift que recibió hace apenas un año, en 2018 veremos una nueva generación del Mazda3, con cambios similares a los que tuvo la CX-5 en su momento. Tendremos nuevos motores, un chasis retocado y un diseño todavía más pasional.

Antes de conocer el producto final, Mazda nos dará un adelanto con uno de los dos conceptos que presentará en el Salón De Tokio el mes entrante. Gracias a nuestros tíos australianos, nuestro sitio hermano Motoring, ya tenemos un primer contacto con un prototipo del Mazda3 propulsado por el nuevo motor SkyActiv-X con tecnología de ignición por compresión controlada a través de bujías convencionales que promete combinar el par y la eficiencia de un turbodiésel con el refinamiento de un motor de gasolina de alto desempeño.

Mazda ha dicho poco sobre cambios dimensionales con la nueva generación. Los autos probados en el centro de desarrollo de Mazda en Europa eran mulas que unían el diseño exterior del auto actual con el chasis y motores de la nueva generación.

Un vistazo a estas mulas sugiere que, aunque la distancia entre ejes y la altura permanecerán intactas, la pisada lateral del auto se incrementará entre 10 y 15 milímetros.

Debajo de los paneles exteriores del Mazda3 se esconde un chasis completamente nuevo que entregará una gran cantidad de mejoras, especialmente en una de las áreas que a Mazda más le han costado trabajo, ruido, vibración y dureza -NVH-.

Hay una evolución evidente en la forma en la que el nuevo chasis distribuye las fuerzas en la estructura y como lidia con el ruido de la transmisión. Una nueva estructura de anillo multidireccional se ha incorporado a la nueva plataforma y hace al chasis más rígido, refinando las cargas en escenarios tanto comunes como en impactos.

El objetivo en condiciones normales es el de reducir el ruido proveniente del amortiguamiento, pero también reducir el retraso que existe en la transferencia de energía de la suspensión a la estructura. Según Mazda, esto se combina con mejores componentes de suspensión y diseño de asientos para mejorar la conexión entre hombre y máquina.

Mazda asegura que este ‘estudio’ del vehículo y de su interfaz con el conductor gracias a la nueva plataforma que ha cambiado el diseño de los asientos y la posición de manejo está enfocado totalmente a los ocupantes, para llevarlos más cómodos e involucrados con el auto.

Para lograr esto, Mazda analizó la forma en la que los humanos caminan normalmente e interactúan con el movimiento, para luego recalibrar la plataforma y su posición de manejo. Un mejor acomodamiento de la pelvis a través del diseño en los asientos mejora la interacción con el entorno de manejo, asegura la compañía.

También es importante la forma y la frecuencia con la que las fuerzas del camino son transferidas a través del vehículo y su alineación en términos de interacción con el conductor y la dirección del viaje. Mazda menciona que darles a estos factores la atención que merecen puede hacer a los autos más fáciles de controlar y reducir la fatiga al manejar.

Los cambios en suspensión se conjuntan con el sistema G-Vectoring para entregar beneficios dinámicos. Una contribución de la nueva plataforma es que permite el uso de llantas con paredes laterales más suaves sin sacrificar el desempeño. El nuevo diseño de los neumáticos entrega beneficios en las áreas de confort y ruido.

El cambio más importante se orienta hacia la reducción de sonidos con la adopción del amortiguamiento de la energía, con adhesivos especiales y nodos en la arquitectura del nuevo auto. Esta técnica de construcción reduce los niveles de sonido en condiciones normales hasta en 6dB.

Esperamos a conducir un auto de producción final, pero mientras eso sucede, podemos afirmar que se ha logrado un avance significativo. Mazda es una empresa relativamente pequeña con un presupuesto de desarrollo de solo una fracción frente a gigantes de la industria como Volkswagen, Toyota o General Motors.

Entender que invierten de esta forma en desarrollos que sus clientes quizá no entenderán totalmente, pero podrán sentir al momento de conducir, todo para mantenerse fieles a su filosofía es digno de mencionarse y aplaudirse.