¡Oh Accord, como has crecido! 40 años del sedán mediano de Honda

Si bien es cierto que en México lo tenemos disponible desde hace poco menos de dos décadas, los orígenes del Honda Accord se remontan a los setentas, específicamente al año de 1976 con un hatchback más pequeño que el actual Fit que llegó a Estados Unidos con un moderno motor de aluminio de 1.6L que desarrollaba menos de 80hp. En esta época, nuestros vecinos pasaban por la primer gran crisis de carburante y el mercado comenzó a pedir a gritos un automóvil eficiente, práctico y confiable para hacer frente a la escasez de gasolina, entonces el Accord fue la respuesta perfecta.

A lo largo de estos 40 años y nueve generaciones, el Accord ha crecido y paso de ser un auto subcompacto al sedán mediano que es hoy, el motor también evolucionó y el V6 actual desarrolla casi cuatro veces más potencia que esos primeros ejemplares y, con la desactivación de 3 o 4 cilindros cuando no se necesita toda la potencia, es uno de los más ahorradores del segmento.

Desde que el Accord comenzara a comercializarse, se han colocado más de 12.7 millones de unidades tan solo en los Estados Unidos y en este mismo país es el automóvil más vendido en los últimos 40 años.

“El Accord representa el espíritu retador de Honda y el compromiso de entregar a los clientes productos innovadores de la mejor calidad, valor percibido y confiabilidad.” John Mendel, vicepresidente de la división de autos de American Honda Motor Co.

Accord también fue el primer modelo de una marca japonesa que salió de Japón para ser fabricado en nuestro continente, dando pie a que marcas como Toyota, Nissan y Mazda hicieran lo mismo y establecieran operaciones productivas en México, Estados Unidos y Canadá. Volviendo al Accord, ha estado en producción continua por 34 años en la planta de Marysville, Ohio. Este modelo incluso tiene ancestros tapatíos ya que algunos modelos fueron producidos en la planta de El Salto en el estado de Jalisco. La cifra total de Accord producidos en Norteamérica asciende a 10.7 millones de automóviles, tanto para consumo local como para exportación a mercados globales.

Como dato curioso, el nombre Accord viene de la palabra ‘acuerdo’, buscando precisamente eso entre la sociedad y el automóvil a través de tecnología avanzada pero amigable con el usuario. La introducción del Accord no solo fue relevante para Honda, sino que lo es para toda la industria. Antes conocida como una armadora de bajo volumen que hacía principalmente motocicletas, el Accord significó el brinco que era necesario para ser reconocida como una marca grande con presencia en diferentes segmentos.