Oficial: Carlos Ghosn deja de ser el CEO de Renault

Después de la presión del Gobierno francés para destituir al ejecutivo brasileño, Carlos Ghosn deja de ser el CEO de Renault

El escándalo fiscal en el que Carlos Ghosn se ha visto involucrado, por fin ha tenido el desenlace esperado, luego de que el gobierno francés haya presionado para encontrar un sustituto para quedar al frente de la armadora francesa.

Por consiguiente, Jean-Dominique Senard, fue declarado nuevo mandamás de Renault, tomando posesión del cargo de manera inmediata, dejando a Thierry Bollore, que hasta el día de hoy se encargó del puesto de manera interina, como subdirector ejecutivo de la marca del rombo.

Senard, que fungió como presidente de Michelin hasta el día de hoy, tendrá la tarea de relajar las tensiones con Nissan y de comenzar una nueva reestructuración de la Alianza que permita cimentar la sociedad que tiene 20 años.

El arresto de Ghosn bajo los cargos de “mala conducta financiera” claramente ha mellado la confianza en la alianza y amenazaba la continuidad de esta, pero al realizar el movimiento de cambio de dirección, el ambiente dentro de la sociedad apunta para buscar una solución que permita seguir trabajando juntos.

Carlos Ghosn estuvo al frente de Renault por 14 años y se le atribuye el rescate de la entonces recién adquirida Nissan que se encontraba la borde de la bancarrota, en tan solo 2 años.

De cualquier manera, el nuevo jefe de Renault ha declarado que es muy importante que la alianza con Nissan y Mitsubishi se mantenga fuerte y es tarea de todos trabajar para seguir hacia adelante.

Nissan, en una posible señal de acuerdo con lo sucedido en Francia, ha convocado una reunión con sus accionistas en Abril de 2019 para nombrar a un miembro de la junta directiva y terminar de manera formal la dirección de Ghosn.

Ahora, le toca al gobierno francés y al resto de los accionistas de Renault, decidir la cuota de indemnización por el despido de Ghosn, en tiempos delicados para Francia, en donde las autoridades se encuentran combatiendo a los protestantes de “chalecos amarillos” que luchan por sueldos bajos y un estado de inequidad laboral. Por lo que el escándalo todavía no termina y tiene potencial de afectar a la venta de autos por parte de las marcas que figuran en la alianza.

Ahora lee: