No habrá turbos para la siguiente generación del Audi R8

La siguiente generación del deportivo estrella de Audi, el R8, no tendrá una versión completamente eléctrica y busca mantener la pureza deportiva con un V10

Actualmente, casi todos los deportivos de motor central incluyen algún tipo de sobrealimentación, principalmente turbos que intercambian altas revoluciones por mayor potencia y torque disponible desde las bajas revoluciones.

Y es que la tendencia marca que, para cumplir con las estrictas normas ambientales, los turbos son el camino por elegir, o de plano, adoptar un propulsor eléctrico impulsado por baterías.

Y si decimos que son casi todos es que, tanto el Audi R8, como el Lamborghini Huracán (y también el Aventador) siguen renuentes a adoptarlos, manteniendo motores normalmente aspirados.

Este especial atributo podría continuar en una supuesta nueva generación del Audi R8, según el miembro de la junta directiva de Audi Sport, Oliver Hoffman, quien espera que se mantenga la pureza de la deportividad con el motor V10 aspirado.

La verdad es que, no es para nada sencillo, puesto que Hans-Joachim Rothenpieler, otro miembro de la junta directiva de Audi, ha declarado que el nuevo deportivo insignia de Audi, podría regresar como un híbrido enchufable.

No obstante, Hoffman cree que los motores aspirados no han llegado a su final y a pesar de que las próximas regulaciones de emisiones EU 7 harán que sea aún más difícil, insiste en que todavía hay maneras de mantener al V10 vivo, aunque no será fácil de desarrollar.

“La norma EU 7 que entrará en vigor por 2023 o 2024, será muy rigurosa con los propulsores naturalmente aspirados, pero tenemos algunos conceptos con los cuales podemos lidiar con las regulaciones” comentó Hoffman.

“Entre más electrificación tengamos en nuestros autos en venta, más posibilidades tendremos de prolongar la vida del V10 y es algo que el público quiere, motores aspirados que giren a altas revoluciones” agregó el ejecutivo.

Al parecer, la estrategia de Audi será similar a la que presentó Lamborghini, con la implementación de mecánicas híbridas, para seguir manteniendo a los V10 y V12 con vida.

La competencia se ha volcado completamente a usar turbos, como Ferrari con el F8 tributo, presentado en el Salón de Ginebra, así como McLaren con su V8 turbo y hasta Aston Martin se ha puesto a trabajar en un nuevo motor V6 biturbo para el próximo rival inglés del Huracán.

Ahora, esto es desde el punto de vista de Hoffman, porque incluso el CEO de la marca de los cuatro aros, Bram Schot, se ha mostrado menos convencido sobre el futuro de los R8 y el TT, ya que dice que nuevos íconos surgirán y el fabricante tiene un compromiso con el volumen de ventas y las ganancias.

Hoffman insiste en que su visión podría mantener al V10 dentro de la gama de autos en venta, aunque también es cierto que su relación con el mencionado propulsor es diferente a cualquier directivo de Audi, puesto a que él fue quién lo desarrollo.

Ahora lee: