No es ciencia ficción: Volkswagen y Google desarrollan computación cuántica para vehículos autónomos

Suena a ciencia ficción, pero está cerca de ser una realidad. Dos de los gigantes en su campo se encuentran explorando la manera de aplicar la computación cuántica en los autos que las personas manejamos a diario.

La computación cuántica emplea un concepto llamado cubits en lugar de bits que permite tener otro tipo de algoritmos, incluso con otros procesos lógicos que pueden resolver problemas que parecía intratables con los procesadores que tenemos actualmente.

Grupo VW y Google estudian entonces cómo aplicar la computación cuántica y sus rapidísimos procedimientos de análisis para ayudar en la movilidad autónoma y el flujo de tráfico.

A pesar de que la computación cuántica se encuentra, digamos, en su primera infancia, se echa mano de algunos de los procesos menos intuitivos de la física cuántica que le permiten ser incluso, mucho más rápidos que los cálculos de la tecnología convencional actual que, dicho sea de paso, está por acercarse a los límites de desarrollo de la famosa Ley de Moore.

Y es tan fascinante el tema que debemos aclararte, por si no lo sabías, de qué trata esta Ley de Moore. En 1965, Gordon Moore, cofundador de Intel, estableció una ley empírica que determina que aproximadamente cada dos años se duplica el número de transistores  en un microprocesador, cosa que se ha cumplido consecuentemente desde aquel anuncio. En 26 años el número de transistores en un chip se multiplicado en 3,200 veces. Sin embargo, el propio Moore declaro en 2007 que su ley dejaría de cumplirse en 10 o 15 años pues se estaba alcanzando ya el límite, dando paso a una nueva tecnología.

Parece ser, entonces, que estamos ya en los límites de la computación como la conocemos hoy día y Google y VW también parece que lo tienen claro.

El departamento de investigación de la marca alemana quiere utilizar la velocidad de esta nueva tecnología para desarrollar nuevas estructuras para el empleo de inteligencia artificial, máquinas con capacidades de aprendizaje, desarrollo de flujos de tránsito, vehículos autónomos y nuevos materiales en las baterías de alto desempeño.

Martin Hofmann, Jefe de Información de Grupo Volkswagen, dijo: “La computación cuántica abre para nosotros una nueva dimensión y nos permitirá orientarnos en nuevos tópicos que podrían significar un rápido avance en el empleo de esta tecnología para procesos corporativos y aplicaciones comerciales. Gracias a nuestra colaboración con Google, estamos dando un gran paso para alcanzar esta meta”.

Y, por su parte, Hartmut Neven, Director del Laboratorio de Inteligencia Artificial Cuántica de Google, dijo: “Volkswagen tiene un enorme expertise en la solución de problemas de ingeniería aplicados en el mundo real y es un honor que colaboremos para ver cómo la computación cuántica puede marcar diferencia en la industria automotriz”.

Por el momento, tanto VW como Google están trabajando con simulaciones de algoritmos de computación cuántica con equipos de especialistas de ambas empresas en los laboratorios de San Francisco y Munich que tiene VW, y con computadoras cuánticas de la marca de tecnología.

Tal parece que estamos ante la llegada de nuevas concepciones de movilidad con límites que desconocíamos pero que pueden sumar mucho en temas de seguridad y eficiencia para los vehículos del mañana