Detroit 2019: Toyota Supra 2020

Con genes de BMW y una apariencia casi calcada al concepto FT-1 que lo anticipó, regresa uno de los modelos más legendarios de la casa japonesa, presentado oficialmente tras un desliz que lo mostró antes de tiempo en Twitter.

Bajo el código interno A90 (el anterior, que se hizo de 1993 a 2002, era A80), el Supra reaparece como el primer producto global desarrollado por la división deportiva GAZOO Racing, con detalles de diseño tanto en apariencia como técnicos que se inspiran en el escaso 2000 GT de los años sesenta, como su techo de doble burbuja que optimiza la aerodinámica sin sacrificar habitabilidad o un balance de pesos de 50% en cada eje, si bien el flujo del aire también se quiso equilibrar para no alterar el comportamiento a altas velocidades.

Tal como en el comentado 2000 GT y siendo consecuentes al legado del motor 2JZ que tan deseable hizo al anterior Supra, el propulsor es de seis cilindros en línea, de tres litros de desplazamiento y sobrealimentado por un turbo de doble entrada (twin scroll), suficiente para 335 caballos y 365 libras-pie. La caja anunciada de momento es una automática de convertidor de torque de ocho velocidades con función Launch Control, mientras que, por supuesto, son las ruedas traseras las que reciben toda la energía para distribuir incluso en las llantas de cada lado vía un diferencial activo que puede abrirse o cerrarse del todo en milisegundos por medio de un actuador eléctrico integrado y sus embragues multidisco.

De 0 a 60 millas por hora (96 km/h) se estima un tiempo de 4.1 segundos acelerando a fondo. La velocidad máxima está limitada a 250 km/h.

Si a muchos la unión de un motor longitudinal de seis cilindros en línea conectado a una transmisión de ocho velocidades les suena muy alemán, es porque el Supra es el hermano de arquitectura del también recién lanzado BMW Z4, así que lo lógico sería que la caja, por ejemplo, sea la reconocida ZF 8HP recalibrada para estos modelos en específico. Esta alianza también es evidente en múltiples componentes del interior, véase la pantalla, el selector de cambios o los mandos del climatizador o la radio.

En todo caso, Toyota es enfática en que hizo sus propias calibraciones sobre todo en temas estructurales, con refuerzos específicos en la zona posterior, adaptaciones al esquema de suspensión de doble triángulo delantero y multibrazo atrás (de cinco brazos) o en los parámetros de intervención del control de estabilidad.

Para hacernos una idea de cómo se ubica en el mercado, el nuevo Supra mide 4.38 metros de largo, 1.85 de ancho y 1.29 de alto, con una distancia entre ejes de 2.468 m. Un Z4, con una distancia entre ejes prácticamente idéntica (2.47 m), mide 4.32 de largo, 1.86 de ancho y 1.30 de alto. Un Porsche 718 Cayman S está en el mismo margen: 437 x 180 x 128 cm con una entrevía de 2.47 m.