Mitsubishi Outlander 2016, nuevo rediseño con más de 100 cambios

La cuarta generación del Outlander recibe una nueva actualización en su composición; se habla de más de 100 cambios tanto estéticos como mecánicos, los más interesantes sin duda, están en el planteamiento visual.

El SUV Outlander hace dos generaciones, se instalaba como uno de los todoterreno medianos más importantes del segmento, después de esa buena aceptación, hace un par de años su rendimiento comercial comenzó a bajar. Hoy por hoy, con este profundo rediseño, el SUV mediano de Mitsubishi tiene las armas para regresar al nicho como una de las mejores opciones a la compra.

Más de 100 evoluciones

Lo que primero salta a la vista son las líneas exteriores, a decir verdad, este nuevo lenguaje Dynamic Shield nos resulta bastante bien parecido, sobretodo frente al diseño visto en su anterior edición. Particularmente, encontramos una frontal con carácter dinámico, en la parrilla existen dos figuras cromadas contrapuestas que acompañan a los faros. La trasera, aunque no es tan “radical” como en el eje delantero, luce renovada con la incorporación de luces de freno tipo LED y una silueta fluida. Es importante decir que este vehículo es el primero en montar el nuevo planteamiento visual de la japonesa (Dynamic Shield), como ya habrán visto, su composición es muy parecida a la de prototipos recientes de la marca. Los rines de aleación también cobran titularidad, además de su diseño renovado, Mitsubishi comunica que ahora su oferta se enfoca principalmente en las 18 pulgadas de diámetro.

En el habitáculo encontramos la misma constante, el desarrollo lo podemos observar primero en la calidad de los materiales; ahora se muestran más suaves y con terminados que encajan perfectamente en su perfil. Los cambios van desde el volante, cuyo enfoque ha mejorado, hasta el sistema de infotenimiento, que para las versiones más equipadas se muestra con una pantalla táctil de siete pulgadas. De igual forma, el Outlander 2016 ahora tiene la capacidad de portar a siete pasajeros desde versiones “intermedias”, la tercera fila se vuelve cada vez más importante en este tipo de vehículos y Mitsubishi lo resuelve con dos asientos plegables en el área de cajuela.

Por otro lado, la calidad de marcha se ha afinado. Hablamos de mejoras en temas de insonorizad, se trabajó especialmente en el vano motor, en los paneles de las puertas, en el techo y en parabrisas delantero con la aplicación de un tratamiento acústico y materiales con mayor aislamiento.

En el apartado de seguridad encontramos siete bolsas de aire, ABS, ESC, monitor de presión de neumáticos y asistente de arranque en pendiente para todas las versiones. La cámara de reversa la encontramos en el equipamiento después de la segunda variante.

Tren motriz al día

El Outlander en su interpretación 2016 cobra vida gracias al ya conocido impulsor 2.4 litros de cuatro cilindros y 165 HP (164 lb/pie de torque), actualmente monta diversos cambios internos en el cigüeñal y cojinetes de bielas para mejorar su eficiencia, adicionalmente se modificó el recorrido de los dos árboles de levas para contribuir en eficiencia. Este impulsor va de la mano con una transmisión automática CVT totalmente nueva, misma que funciona de gran forma en ciudad. En carretera no califica negativo, aunque la relación entre cambios no nos agradó. Sin embargo, las paletas de cambios en el volante le dan un “plus” que seguramente muchos clientes agradecerán.

Pese a que estas transmisiones continuamente variables no gustan al mercado por las sensaciones de conducción que las caracterizan, hay que tener claro que están creadas para otorgarle al vehículo un manejo más suave en temas citadinos y para ahorrar combustible, en ese ramo el Outlander lo hace bien.

Esta evolución mecánica va dirigida directamente hacia la eficiencia, en cifras oficiales, el rendimiento en urbe es de 12.9 km/L, mientras que en terrenos de alta velocidad logra 19.8 km/L.

¿Cómo se maneja?

En este primer contacto estuvimos tras el volante de la versión más equipada (Limited) en Ciudad Obregón, Sonora. Se nos presentaron caminos combinados entre pavimento y terracería, y nuestra primera impresión obtenida fue que el Outlander es un SUV constante. Entendiendo su enfoque familiar y de ahorro de combustible, encontramos una marcha sólida y correcta frente a sus competidores, en terrenos de alta velocidad el motor MIVEC de 165 equinos no defraudó, de hecho, nos sorprendió la rapidez con lo que logra velocidades altas. Nos gustaría otro tipo de transmisión automática, pero esta CVT de nueva factura se ha calibrado para mejorar en manera de lo posible, esa sensación lenta entre velocidades simuladas.

Fuera del pavimento, pese a que sólo se oferta tracción delantera, no tuvimos ningún problema. Sus dimensiones y sus 215 milímetros respecto al suelo nos permitieron atravesar terrenos sinuosos y hasta riachuelos.

Versiones y precios

En nuestro país se comercializan cuatro versiones y siete distintos colores para la carrocería. Las vertientes iniciales ya cuentan con siete bolsas de aire y variadas ayudas al conductor como frenos antibloqueo (ABS), monitoreo de presión de neumáticos y control de estabilidad y tracción. La tercer fila de asientos viene únicamente integrada en las dos versiones más equipadas.

Por último la firma japonesa presume el hecho de que de 2015 para 2016 el Outlander únicamente incremento en 3,700 pesos su precio base.

Outlander ES 2016: $350,400 pesos

Outlander SE 2016: $376,400 pesos

Outlander SE PLUS 2016: $393,400 pesos

Outlander LIMITED 2016: $430,400 pesos