Mercedes-Benz Classic fabricará piezas de metal para que mantengas a tu alas de gaviota impecable

Mercedes- Benz ha anunciado la incorporación a su catálogo de piezas de metal claves para uno de sus modelos más icónicos, el 300 SL alas de gaviota.

El modelo 300SL Gullwing o Alas de Gaviota es sin duda una de los más icónicos de la historia del mundo automotriz y estamos casi seguros de que se encuentra en la lista de deseos de casi todos los amantes de los autos. Pero como todos sabemos, mantener a un modelo clásico es bastante complicado, la escasez de piezas puede ser un dolor de cabeza. Sin embargo, el departamento de clásicos de Mercedes-Benz viene al rescate para ofrecer múltiples piezas metálicas para ayudar a mantener a los ejemplares de su modelo más buscado.

El emblemático modelo fue producido durante 1954 y 1957 con una producción total de tan sólo 1,400 unidades, lo que lo vuelve uno de los modelos más exclusivos y buscados por los coleccionistas. El modelo ha sido votado como el auto deportivo del siglo en 1999, lo que nos da una pista de su importancia.

Para la conservación de dichos modelos, la disponibilidad de piezas originales es fundamental, y el centro de Mercedes-Benz Classic ha vuelto a reproducir paneles metálicos de la carrocería para poder lograrlo.

Junto con una extensa lista de partes de recambio que permiten mantener en óptimas condiciones a los modelos clásicos, la reciente adición al catálogo incluye paneles de carrocería que son fabricados para cumplir con los estrictos estándares de calidad de Daimler y se pueden ordenar mediante su numero de parte desde cualquier distribuidor oficial de Mercedes-Benz.

Las partes metálicas incluyen los paneles de carrocería del frente y trasera así como el piso de la parte posterior, entre otros.

Las partes metálicas son manufacturadas por Mercedes-Benz Classic y un socio comercial, cuyo expertise incluye la fabricación por medio de herramientas complejas con datos tridimensionales obtenidos de las carrocerías originales, pero son terminadas a mano por artesanos expertos utilizando herramientas de madera, para después recibir una capa de pintura aplicada electroestáticamente para asegurar su longevidad.

Dichas piezas mezclan los procesos más avanzados de la industria con la fabricación tradicional para lograr piezas de alta precisión  que permita una correcta incorporación de la piezas y minimizar el trabajo extra a realizar en el vehículo.

Naturalmente, la adquisición de dichas partes viene de la mano de un precio elevado, por ejemplo, el panel delantero lateral tiene un precio de 11,900 euros, pero teniendo en cuenta que son piezas que se pueden considerar originales y fabricados con los más estrictos procesos de calidad que permitirán mantener a tu adorado 300SL mejor que cuando salió de la fábrica, bien vale la pena.

Ahora lee: