Mercedes-Benz Clase X Concept: el pickup mediano de la marca de la estrella se prepara para revolucionar al segmento

Hace apenas una década hubiera sido complicado pensar que Mercedes-Benz, una marca alemana reconocida a lo largo de la historia por sus vehículos de lujo, pensara siquiera en sacar al mercado un pickup de enfoque utilitario. Ahora ya no lo es tanto y de hecho, se acaba de presentar la Clase X como concepto, misma que deberá llegar a producción más rápido de lo que esperamos y aunque tendrá cierto enfoque utilitario, no perderá de vista los atributos de tecnología y sofisticación que han hecho que Mercedes-Benz se posicionara y distinguiera como una marca Premium.

Se dice que es la primera pickup de lujo de la historia, este nuevo vehículo de la marca germana promete capacidades excepcionales fuera del pavimento y buenos modales dentro de él. La Clase X debuta con dos versiones, la primera es de aspecto extremo y parece estar lista para enfrentar los caminos más retadores. La segunda está orientada al lujo puro y se percibe un diseño más refinado y sofisticado, similar a lo que vemos actualmente en las GLE y GLS.

Esperamos que la versión definitiva para producción de la nueva Clase X haga su aparición en el transcurso de los próximos 12 meses, seguramente en el Salón de Frankfurt 2017 que se lleva a cabo en aquella ciudad teutona de forma bienal en el mes de septiembre.

La nueva pickup de Mercedes-Benz aprovecha la alianza de la marca con Renault-Nissan y utiliza un chasis modificado de un auto muy bien conocido por nosotros los mexicanos, la Nissan NP300 Frontier y de hecho, se pueden apreciar ciertas similitudes entre este auto concepto y la camioneta de Nissan en las formas de la ventanas y la silueta de la cabina. Sin embargo, el diseño frontal es indiscutiblemente obra de Mercedes-Benz, con líneas reconocibles de la línea de SUVs de la marca germana. La parte trasera parece demasiado futurista y arriesgada para producción y seguramente será una de las partes que más cambiará antes de llegar a las líneas de ensamble final. Mercedes-Benz busca con este nuevo vehículo reescribir por completo las reglas conocidas hasta hoy sobre cómo se diseña, desarrolla y concibe un pickup.

Más de 1,000 millones de euros han sido invertidos en la concepción de este auto que deberá ser fabricada en España para el viejo continente y que, dada la producción de la actual NP300 en la planta de Nissan en el estado de Cuernavaca, bien podría fabricarse en México para todo el continente americano.

Las mecánicas con las que se ofrecerá son todavía una incógnita, pero los rumores apuntan principalmente a dos motores turbodiésel, un V6 desarrollado por Mercedes-Benz y otro de 4 cilindros y 2.5 litros de desplazamiento, el mismo que se ofrece en nuestro país bajo el cofre de la NP300 Frontier diésel 4×4. El V6 proveerá potencia a las versiones tope con más lujo y seguramente, el 2.5 litros compartido con Nissan se encontrará en las versiones de entrada con enfoque utilitario y de trabajo.

Las suspensiones han sido rediseñadas para brindar una calidad de marcha digna de un Mercedes-Benz pero con las capacidades off-road que comúnmente se encuentran en un pickup de estas características. Con un esquema independiente five-link en el eje trasero, amortiguadores de resorte y caja de transferencia con engranaje reductor ambos frentes estarán bien cubiertos. Se sumarán a la oferta dos diferenciales autoblocantes electrónicos para las versiones más costosas.

La capacidad de arrastre será tan importante en el Clase X como lo es en cualquier otro pickup, se estima que podrá arrastrar 3,500 kilogramos, poniéndola a la par de la capacidad de otros autos de este tamaño.

Como en todo auto de Mercedes-Benz, la calidad de los interiores será especialmente relevante y dentro de ellos podremos encontrar pieles de la más alta calidad y pantallas de alta definición con accionamiento vía panel táctil como ocurre en los sistemas de info-entretenimiento actuales de los sedanes y SUVs de la marca alemana.

También se incorporan múltiples asistencias a la conducción, con radares, cámaras y sensores ultrasónicos que estarán presentes en la mayoría de las versiones y esto significará que, cuando llegue oficialmente al mercado, posiblemente será la pickup mediana más costosa, pero también será la más segura y mejor equipada dentro de su segmento.

Los clientes a los que apunta son aquellos fieles a Mercedes-Benz que actualmente puedan poseer un GLE, pero que se sientan atraídos por la idea de incluir todo el lujo de su SUV actual en un vehículo todavía más capaz fuera del pavimento.

El segmento de las pickups medianas ha cambiado y evolucionado durante los últimos 10 años y ahora que Mercedes-Benz ha decidido unirse y competir por un puesto, es de esperarse que dicha evolución continúe, con camionetas que no solo serán más lujosas y costosas, sino que también darán un paso al frente en cuanto a seguridad y tecnología se refiere.