Más allá de los eléctricos: Honda y General Motors desarrollan una celda de combustible y estará lista en 2020

Las células de hidrógeno nunca han terminado de popularizarse, para muchos es el combustible del futuro y en algunos mercados, Toyota, Honda y otras marcas, comercializan autos que funcionan con este combustible. Este tipo de sistemas hacen reaccionar el hidrógeno comprimido del tanque con el oxígeno de la atmosfera para transformar energía y almacenarla en una batería, similar a la que encontramos en autos híbridos y eléctricos modernos. El resultado de esta reacción, como seguramente ya se imaginan, es vapor de agua, totalmente inofensivo para la atmósfera.

Honda y General Motors tienen ya 3 años trabajando en conjunto en el desarrollo de una nueva celda de hidrógeno, el objetivo de este proyecto es lograr una celda más eficiente para llevarla a producción en 2020 por un precio accesible para las masas.

La compañía creada recibe el nombre de Fuel Cell System Manufacturing y producirá en la planta de General Motors de Brownstown, en las afueras de la ciudad de Detroit. Este anuncio representó una inversión de 85 millones de dólares y la creación de 100 empleos en el estado de Michigan.

La nueva célula es aproximadamente del mismo tamaño que la que la marca nipona utiliza en el Clarity actual, pero con menos materiales y una construcción menos compleja. También sabemos que su proceso de manufactura cuenta con mayor porcentaje de automatización. Todos estos factores son los que contribuyen a que los costos sean menores y, por lo tanto, a que la tecnología pueda ser accesible para la mayoría.

Las aplicaciones que ambos consorcios podrían darle a su nuevo desarrollo son desconocidas, Honda ya vende en algunos mercados el Clarity que funciona con hidrógeno. Por su lado, General Motors ha probado durante algunos años estas tecnologías en la Equinox, aunque nunca se ha vendido al público.

Si pensamos en el hidrógeno como combustible, en verdad creemos que tiene mucho sentido porque es el elemento más abundante en el universo, nunca jamás se va a agotar. La reacción que genera la en energía se hace con oxígeno por lo que, como ya mencionamos, sus emisiones son únicamente vapor de agua. Este puede ser el combustible real del futuro y aparentemente, las armadoras ya lo tienen claro.

Consideremos que, actualmente, un coche eléctrico con cero emisiones debe conectarse a la toma de corriente para obtener su energía y que, a su vez, esta energía todavía se genera con métodos que contaminan y dañan la atmosfera.

Adicionalmente, los autos de hidrógeno se recargan en un tanque como lo hacemos con la gasolina, no necesitan conectarse por horas para tener un alcance razonable, puramente se recarga el tanque en unos minutos para tener acceso a cientos de kilómetros sin largas paradas, cuando se acaba el hidrógeno, simplemente se vuelve a llenar el tanque y listo. Los autos de hidrógeno son los autos del futuro porque funcionan de la misma forma que los autos de hoy. Se adaptan a nuestros estilos de vida, no nos piden a nosotros que nos adaptemos a ellos.

El inconveniente es que la infraestructura actual es pobre y el hidrógeno comprimido difícil de extraer, pero debemos comprender que no es realmente un proceso más complejo que el que el humano ya hace para extraer petróleo, excavando miles de metros bajo el mar. No será fácil, pero si pensamos en que somos la especie que llegó a la Luna, definitivamente es posible.