Lotus Elise Cup 250, 860 kilogramos de diversión pura

Colin Chapman, fundador de la marca Lotus, solía decir que la fórmula perfecta para todo auto deportivo era: simplificar y luego ‘agregar’ ligereza. Todos los autos de Lotus actualmente se conciben con esta idea, y claramente, las palabras de Chapman tenían mucho sentido.

Lotus hace autos deportivos, no necesariamente potentes, pero sí autos que resultan muy agradables de conducir en pista o en caminos sinuosos. A diferencia del Exige que es el devorador de circuitos de la marca, el Elise toma una orientación más civilizada y busca entregarle al conductor un balance entre deportividad y confort.

A pesar de que, en su forma básica, el Elise no ha tenido cambios importantes en los últimos 8 años, las ediciones especiales lo han mantenido al día, y ahora le toca el turno a la más reciente, el Elise Cup 250, que ya había salido hace unos meses pero que ahora ‘agrega’ ligereza, o sea, pierde más peso.

El nuevo Elise Cup 250 detiene la báscula en 860 kilogramos, 70 menos que el anterior y más ligero que autos como el Volkswagen up!, Smart Fortwo o FIAT Mobi. Esta ligereza se suma al propulsor supercargado de 1.8 litros, que entrega 243 caballos de fuerza (250 caballos de vapor, por eso el nombre Cup 250) y una relación peso potencia de tan solo 3.53kg/hp.

Consigue una aceleración de 0 a 100 kilómetros por hora en menos de 4 segundos, y se apoya en la aerodinámica para mantener a la carrocería plantada al pavimento. El equipamiento es contenido, no hay bolsas de aire o estructuras anti-impacto, aunque sí cuenta con un radio AM/FM, una palanca de cambios, un volante y tres pedales. Simplificar y agregar ligereza, la marca se toma las filosofías que la han distinguido por años muy seriamente.