Los conductores norteamericanos no tienen confianza en la conducción autónoma

A pesar de que la integración de vehículos equipados con la posibilidad de conducirse solos es algo que parece inminente, los conductores norteamericanos no confían totalmente en las tecnologías.

Durante años, la posibilidad de que nuestros vehículos tengan la capacidad de llevarnos a nuestro destino sin que tengamos que interactuar con ellos ha sido una de los siguientes pasos a seguir dentro del desarrollo de la industria automotriz, lo cual nos liberaría eventualmente del problema del tráfico en las grandes ciudades, etcétera, etcétera.

Sin embargo, debido a las recientes noticias de accidentes fatales en los que vehículos de conducción autónoma de prueba se han visto involucrados, la confianza de los consumidores norteamericanos ha disminuido de manera dramática, según reporta la Asociación Automotriz Americana (AAA).

Según dicho estudio, un 73 por ciento de los conductores encuestados, declaran que tendrían “mucho miedo” al estar a bordo de un vehículo completamente autónomo, un aumento significativo comparado con el 63 por ciento registrado a finales de 2017.

Y por si fuera poco, un 63 por ciento de los usuarios reportan que realmente se sentirían menos seguros compartiendo las calles con autos que se manejan por sí mismos, mientras caminan o andan en bicicleta.

Sorpresivamente, el grupo de los millennials, a pesar de ser el grupo que más rápido había aceptado las tecnologías automatizadas de la conducción, son los que más afectados se han visto por los recientes acontecimientos fatales ocasionados por los vehículos autónomos, ya que el porcentaje de conductores de dicha generación que sienten mucho temor al estar a bordo de un auto que se maneja solo escaló de un 49 por ciento, hasta un 64 por ciento desde finales de 2017.

La promesa de que la conducción completamente autónoma nos libere de un tráfico en el que los accidentes viales sean cosa del pasado, se encuentra lejos y a pesar de su potencial para poder lograr dicho cometido, los consumidores tienen una expectativa muy alta en cuanto a la seguridad, que se ha visto mermada por los recientes acontecimientos.

Tampoco ayuda el hecho de que exista una oferta de sistemas de conducción semiautónoma en la industria con diferentes procesos y funcionamientos, ya que el sólo hecho de descifrar como varia el funcionamiento de un auto a otro, o el hecho de que no todos equipen las mismas características de asistencia, llega a ser muy confuso para los usuarios promedio.

A pesar de que las organizaciones como la AAA, se encargan de realizar pruebas exhaustivas a los sistemas de asistencia a la conducción, mientras continúan su evolución y antes de que salgan a las vías públicas, siempre existe la posibilidad de que algún sistema falle o se encuentre con una situación en la que se sobrepase su capacidad, para la que está programada.

De igual manera, la Asociación exhorta a los usuarios a utilizar su sentido común y no hacer cosas indebidas a bordo de un auto con dichas tecnologías, para evitar accidentes.

La AAA, dice estar comprometida con la evaluación oportuna de las diferentes tecnologías utilizadas para aumentar el nivel de automatización y asegura que sus pruebas previas de los sistemas de frenado de emergencia, control crucero adaptativo, mantenimiento de carril y estacionamiento automático, han mostrado ser de gran utilidad al trabajar en conjunto y representan el inicio de una muy compleja operación de sistemas que permutan un manejo completamente automatizado.

Ahora lee