Lo mejor 2017: Los 10 momentos de la industria automotriz mexicana

No tenemos duda de la importancia que tiene el sector automotor para nuestro país. Es de las industrias más dinámicas y competitivas y representa más del 3% del PIB y 18% del PIB manufacturero, de acuerdo con datos de AMIA (Asociación Mexicana de la Industria Automotriz), genera divisas por más de 52 mil millones de dólares al año y es responsable de alrededor de 900 mil empleos directos.

Así es que todo lo que pase en este sector es importante para nuestra economía. Por eso es que como cierre de este 2017 recapitulamos cronológicamente los que consideramos los momentos más importantes y que abonaron en el desarrollo o reinvención de esta industria.

Gasolinazo

En enero del 2017 entró en vigor un nuevo ajuste de precios para las gasolinas y diésel en nuestro país, afectando fuertemente los bolsillos de los mexicanos. Los aumentos fueron los más altos de la historia y llegamos a máximos históricos de casi 19 pesos por litro de combustible Premium.

Los precios máximos con los que arrancamos el 2017 representaron incrementos para las gasolinas Magna, Premium y el diésel de 14.2%, 20.1% y 16.5% respectivamente y con respecto al precio máximo observado en diciembre de 2016.

Durísimo golpe a nuestra economía y se anuncia que para el arranque del 2018 las cosas se pondrán mucho peor.

Trump y su pelea con las armadoras

A finales del 2016 e inicios de este año, el presidente de los Estados Unidos arrancó su mandato con una perorata contra las marcas de autos que fabrican autos en México para la venta en el país del norte.

Trump aseguró que el TLCAN era un trato comercial injusto para su país con un déficit de más de 50 mil millones de dólares, de los cuales una buena parte corresponden al sector automotor.

Sin realmente comprenden el tamaño de la operación, que incluye más que la fabricación de autos en territorio nacional, todo un aparato de intercambios comerciales de proveedores entre Canadá, Estados Unidos y México, Trump presionó a cuanta marca producía en México.

Las respuestas fueron de todo tipo y después de meter mucha presión, hubieron encuentros de trabajo entre los fabricantes de marcas americanas y el gobierno estadounidense para calmar un poco las aguas.

De cualquier modo, la presión hizo que algunas marcas modificaran su estrategia y todavía al cierre del 2017 se sigue renegociando el TLCAN que puede implicar un golpe fuerte para nuestra industria, pues el principal país al que se importa lo producido acá es Estados Unidos.

Arranque de JAC en México

La marca china anunció su arranque de operaciones en marzo del 2017 con productos ensamblados por manos mexicanas en una planta que Giant Motors, responsable de las marcas FAW y JAC, tiene en Ciudad Sahagún y en la que se fabrican algunos productos FAW.

La inversión de arranque fue de 4,400 millones de pesos para producir dos crossovers de tamaño subcompacto, con garantía de 5 años o 100 mil km de defensa a defensa. Al cierre del año la marca ya cuenta con 16 puntos de comercialización aprovechando la infraestructura de grupo Zapata: Torreón, Durango, Aguascalientes, Guadalajara, Colima, Morelia, Querétaro, Pachuca, Universidad y Lomás Verdes en CDMX, Puebla, Acapulco, Villahermosa, Mérida y Cancún.

La meta es comercializar 10 mil unidades anuales que la convertiría en una marca con buena presencia en nuestro mercado, pero lo más destacable es la calidad inicial que se aprecia en los modelos, mejor que en algunos fabricantes que ya venden en el país y con mayor renombre, así como un equipamiento más que competente.

Amparos contra las fotomultas

No, no estamos a favor de ello, pero es un momento crítico en nuestra industria, puesto que habla de la poca comprensión de las autoridades ante la aplicación de leyes públicas que buscan reducir los accidentes de tránsito.

Este tipo de recursos son valiosos en un país en el que hasta un ciego puede conducir, porque la obtención de una licencia de conducir es tan sencillo como comprar un kilo de tortillas.

Ante ello y ante una infraestructura vial también pobre, además de una aplicación de la ley corruptible a todas luces, todo aquello que nos obligue a ser más responsables al volante lo agradecemos.

Por desgracia, como mucho de lo que pasa en nuestro país, lo que se concibe con un fin valioso termina perdiendo valor o se ve envuelto en una serie de malos procedimientos que corrompen, insistimos, la meta inicial.

Ensamble de BAIC en Veracruz

Otra china arrancó operaciones de manera más formal en nuestro país, aunque con una aceptación cuestionable, primero por sus diseños, seguido por la calidad de sus productos. Aun así, BAIC inauguró una planta de ensamble en Veracruz. En esta factoría se terminará el proceso de armado de los autos, es decir, no se va a fabricar ninguna de las partes, sino que se agregarán a las carrocerías algunas piezas externas como fascias, llantas o tren motor.

La planta de ensamblaje es una adecuación de una nave que tiene el fabricante de camiones AT Motors. La meta de la marca es ensamblar hasta 10 mil unidades para el 2018 de los modelos D20 Sedán y Hatchback, así como el SUV X25.

Cesa de producción de vehículos veteranos

Si bien somos una industria protagonista hacia fuera, en el país las regulaciones ambientales y de seguridad no son las más estrictas y, jugando al abogado del diablo, de cierto modo lo entendemos.

México es uno de los países donde los autos nuevos son los más baratos; antes de que me digas que estamos locos, es verdad. Tenemos los impuestos más bajos, pero también los sueldos menos robustos comparados con países similares.

Ello ha motivado que las marcas extiendan hasta la barrera de lo posible la presencia de anteriores generaciones que les permitan obtener mayores márgenes de utilidad, pero sobre todo, ofrecer autos a precios accesibles aunque no fueran las mejores compras en términos de eficiencia o seguridad.

Por fortuna la misma necesidad de las marcas por producir más vehículos para otros mercados, le han dado salida a modelos veteranos.

Así, finalmente después de 34 años de producción Nissan le dijo adiós al Tsuru. Un auto que movilizó a todo el país y generó muchísima controversia por su endeble desempeño en seguridad, pero permitido por las laxas regulaciones gubernamentales en la materia. Se despidió con una versión final denominada Buen Camino que aquí reseñamos.

Otro que dijo adiós fue el Chevrolet Aveo que también fue altamente criticado por su desempeño en seguridad y que da paso a una nueva generación que cambia en todos los aspectos. De hecho ya la manejamos y lo hicimos por 24 horas continuas para ver qué tan buen citadino se supone que es.

Aplicación de alcoholímetros en más estados

Comprobadísima su efectividad en la prevención de accidentes relacionados con el alcohol y el volante. Desde su aplicación en el 2003 en la ahora CDMX, sean reducido hasta en un 40% las muertes relacionadas con los accidentes viales bajo el consumo de estas bebidas.

Tal es su efectividad, que este año finalmente se sumaron todos los estados a la aplicación del programa Conduce sin Alcohol, una medida anunciada por el Gobierno Federal a través de la Comisión Nacional de Adicciones (Conacid).

El ascenso de los coreanos

El desempeño de Kia es irreal para los números de nuestro mercado y no se queda nada atrás Hyundai. Mientras la industria se mantuvo la segunda parte del año con crecimientos discretos del 1% e incluso caídas fuertes en algunos momentos, los coreanos superaban mes a mes sus propios números y logramos ver hasta 50% de crecimiento vs el 2016.

Una gama acertada de productos y una relación valor/precio envidiable los han vuelto muy deseables y rápidamente reconocidos por ello.

Lo más valioso es que han modificado mucho el cómo se mueve el mercado, obligado a otras marcas a responder con garantías similares de años y kilometraje. Lo mejor de todo ello es que el único ganador somos nosotros, los consumidores.

Ingreso de competencia a Pemex

El monopolio de Pemex se terminó en 2017, con todo lo bueno y malo que ello significa. Por lo menos seis nuevas marcas iniciaron operaciones este año: Gulf Mexico, Hidrosina, Oxxo Gas, Petro 7, Shell y Texaco, entre otras.

Ello significa competencia en servicio, calidad y precio, algo que en este aspecto jamás tuvimos oportunidad de experimentar los consumidores mexicanos. Se abrieron nuevas estaciones y se convirtieron algunas más como parte de la estrategia de las marcas que ingresaron.

Otra de las grandes ventajas es que los nuevos participantes aseguran que ofrecerán combustibles de mejor calidad y litros de a litro, además de pagos por celular, tarjetas de fidelidad y descuentos.

Suspensión de la verificación primer semestre 2018

Clave sin lugar a dudas, puesto que supone una actualización de los 55 Verificentros que operan en la CDMX. Así, la verificación obtenida en el segundo semestre del 2017 se mantendrá vigente hasta el 30 de junio del 2018.

Ello no supone cambios en las leyes y aplicación de las mismas y solo aplica para los autos con placas de CDMX, pero nos hace imaginar que tendremos regulaciones de emisiones más estrictas y, seguramente, costos más elevados para realizar el trámite.

No será mala idea que vayas considerando un híbrido o auto pequeño para moverte en la capital del país.