Las colinas de Laguna Seca se adornan con este enorme Mazda 787B

Junto a la península de Monterey en Estados Unidos, se encuentra escondido el legendario circuito de Laguna Seca, un trazado famoso en los videojuegos y en el mundo de la competición por su famosa curva que incluye un cambio de altitud de infarto.

Laguna Seca es uno de esos circuitos que hace años fue vital para la el mundo de las carreras, y aunque en la actualidad no recibe a campeonatos con tanto peso, sigue siendo uno de esos trazados que de niños nos hacían suspirar. Bueno, pues para los verdaderos entusiastas del circuito hay muy buenas noticias. Resulta ser que ahora el circuito dará la bienvenida con un enorme mural de madera con la figura de un Mazda 787B, prototipo que corrió en Le Mans en los noventas.

Como muchos de ustedes saben, el motor rotativo de la tercera generación fue el que se tomó como base en 1991 para el mítico Mazda 787B, con el que la automotriz de Hiroshima ganó las 24 Horas de Le Mans. La diferencia del motor del RX-7 de calle y del 787B de competición era que en el coche de carreras se integraban cuatro rotores.

Pero hablando específicamente del cartel, tiene unas dimensiones de 10 metros de largo, tres metros de ancho y es obra del artista John Cerney. Este enorme 787B fue encargado por la Sports Car Racing Association y al igual que este cartel, se mandó a hacer otro representando al piloto de motociclismo Wayne Rainey.