Las ciudades alemanas pueden prohibir la circulación de los coches diésel de manera inmediata

La prohibición a la circulación de los modelos diésel en ciudades como Hamburgo y Stuttgart tendrá efecto inmediato. Los modelos más viejos y más contaminantes serán los principales afectados.

Como ya lo habíamos comentado, las ciudades alemanas habían ganado el juicio ante la Suprema Corte Administrativa de Alemania para tener el derecho de prohibir la circulación de los vehículos con motorizaciones diésel que emitan grandes cantidades de contaminantes en el aire de sus congestionadas ciudades. Ahora, las ciudades alemanas tienen el poder de prohibir la circulación de dichos automóviles, con efecto inmediato.

Un día después de que la Comisión Europea presentara una queja ante el máximo tribunal de Europa en contra de Alemania por fallar en repetidas ocasiones en la protección de la calidad del aire en sus ciudades, la corte alemana aumentará la presión sobre el Grupo Volkswagen para que provean una solución a los modelos contaminantes con motores diésel.

Alemania abrió las puertas en febrero del presente año, a que los grupos ambientalistas tuvieran la capacidad de demandar a las ciudades que fallaran en reforzar las normativas europeas para mantener el aire limpio de las ciudades.

Decenas de ciudades alemanas, incluyendo a Hamburgo, Munich y Stuttgart superan los límites de concentración de óxido nitroso (NOx), que según dictaminó la OMS, es la causante de diversas enfermedades en las vías respiratorias.

Los fabricantes europeos han invertido una inmensa cantidad de dinero en el desarrollo de sus motorizaciones diésel, porque generaban menos cantidad de CO2, en comparación a los motores basados en gasolina, pero con la desventaja de que los gases que producen son perjudiciales para la salud de la población.

Así que la Corte Superior Administrativa de Alemania determinó en un comunicado de 30 páginas, en donde pone fin a los periodos de gracia para la prohibición a la circulación de los automóviles con motorizaciones diésel que no cumplan con las normas impuestas por la Unión Europea.

Las prohibiciones inmediatas en caminos principales o secciones de caminos afectarán a la mayoría de los vehículos impulsados por el polémico combustible, excluyendo a los más nuevos que cumplen con las más recientes normas de la Euro-6, que se publicó en 2014.

Muchas de las áreas citadinas que comenzarán con las prohibiciones, que incluyen múltiples caminos primarios y secundarios, los vehículos que cumplan con las normativas Euro-4, serán los primeros en sufrir de las suspensiones.

Y los vehículos que cumplan con la normativa de la Euro-5, tendrán hasta el primero de septiembre de 2019, para enfrentar las prohibiciones, con la excepción de comerciantes o algunos residentes de dichas ciudades.

La segunda ciudad más poblada de Alemania, Hamburgo, ha comenzado a montar señales de tráfico en las que muestran las prohibiciones a los vehículos diésel más antiguos y las autoridades locales esperan que las restricciones empiecen a tomar efecto a final del mes de mayo.

Ahora lee: