La Unión Europea acepta reducir las emisiones de CO2 en un 37.5 por ciento para el 2030

Las enormes reducciones han sido catalogadas como poco realísticas por la propia industria, y aseguran que uno de cada tres autos comercializados sea eléctrico o de hidrógeno en solo 12 años.

Los fabricantes europeos se tambalean tras el acuerdo anunciado por la Unión Europea, que contempla reducir las emisiones de dióxido de carbono en un 37.5 por ciento para los autos y un 31 por ciento para las vanes, con fecha límite al 2030 y tomando como referencia los niveles actuales.

Además de las reducciones, los nuevos niveles serán medidos con el método WLTP, que es másestricto y realista, por lo que la reducción real será mayor, asegurando una mejor calidad del aire en las principales ciudades europeas.

La industria automotriz ha asegurado que los nuevos niveles ponen en riesgo a miles de empleos y harán que el precio promedio de los autos se eleve.

Los fabricantes deberán de cumplir también con un recorte en un punto intermedio del plazo del 15 por ciento. La norma original decía que se debía de alcanzar una reducción del 30 por ciento entre 2021 y 2030.

Uno de los críticos más duros para la nueva propuesta ha sido la industria alemana, diciendo que los cortes son demasiado para la industria y que obligar a los compradores a cambiar a los eléctricos tan pronto podría dañar a la industria y terminar con empleos.

Sin embargo, para los cabilderos ambientales no fue suficiente, pues esperaban al menos un 40 por ciento, pero tuvieron que ceder.

La decisión significa que llegado el 2030, alrededor de 15 millones de vehículos vendidos en Europa anualmente, cerca de un tercio del total, tendrán que tener emisiones directas cero, es decir, eléctricos o de hidrógeno.

A pesar de todo esto, en Europa se le atribuye a los coches solamente un 10 por ciento del total de las emisiones de CO2.

Por Fred Shabot

Ahora lee