La cámara de reversa, obligatoria en Estados Unidos

El gobierno de Estados Unidos hizo obligatoria la cámara de reversa en 2014, y la norma entra en vigor en mayo de 2018. ¿Cuándo tendremos normas así en México?

Todos los autos que se vendan en el mercado estadounidense a partir del mes de mayo del presente año 2018 tendrán que tener forzosamente una cámara de visión trasera, esto como una medida de seguridad adicional pensando en infantes que puedan estar detrás del auto y que serían imposibles de visualizar sin este dispositivo.

Evidentemente, la normativa de la NHTSA (Administración Nacional de Seguridad de Tráfico en Autopistas) no llegará necesariamente a nuestro país, pero sí podríamos beneficiarnos de este atributo en algunos vehículos que se venden con cambios mínimos en este mercado, y que tendrán que incorporarlo forzosamente.

De acuerdo con la NHTSA, las cámaras tendrán un impacto importante en la seguridad de los infantes, ya que estiman que 200 personas tienen accidentes fatales cada relacionados con maniobras de reversa, y otras 14,000 personas salen heridas.

La regulación obliga a que el panorama de visión de la cámara sea de al menos 10 pies de alto por 20 pies de profundidad, cosa que la gran mayoría de los sistemas modernos cumplen sin problemas.

De cualquier modo, las cámaras de visión trasera han sido muy bien aceptadas en el mercado, principalmente porque facilitan maniobras de estacionamiento en lugares reducidos y minimizan la posibilidad de dañar el auto, aun si la razón de la NHTSA para imponer esta regulación tiene más que ver con salvar vidas humanas. Desde el 2014, cuando se dio a conocer la normativa, más de la mitad de todos los autos vendidos en Estados Unidos ya incorporaban estos sistemas.

A pesar de la popularidad, el mandato tendrá un impacto directo en el costo de producción de los autos, como lo tiene el modulo del ABS, del control electrónico de estabilidad o las bolsas de aire, y ese costo será pagado directamente por el cliente final. Se estima que el incremento en precios será de alrededor de 150 dólares para autos que no tengan una pantalla táctil o de 50 dólares para unidades que ya la contemplen, un precio que vale la pena pagar si el objetivo es salvar vidas.

En México, como en otros países de Latinoamérica seguimos sin una normativa que obligue a incorporar control de estabilidad o una estructura estable, y la NOM existente entrará en vigor hasta el año 2019, y nos ha atrasado varios años al no incluir al gobierno en las pruebas de impacto y obligar a los fabricantes de autos a incorporar solamente dos bolsas de aire frontales y sistema de frenos antibloqueo.

¿Tú qué opinas? ¿Te parece sensata una norma referente a la inclusión de cámaras de reversa o crees que no ayudaría demasiado y se convertiría en un gasto extra sin sentido al momento de comprar un auto?