KTM X-Bow, 305 caballos de fuerza directos desde Austria para divertirse en México

Con un exclusivo total de 8 unidades y precio de 150,000 dólares, KTM X-Bow ha llegado a México de manera oficial para sacar sonrisas a los entusiastas.

Desde uno de los hoteles más lujosos de la ciudad, KTM ha dado la noticia de la llegada oficial del X-Bow, un vehículo que en la redacción podemos clasificar como un “juguetote” gracias a la diversión y foco principal que tiene, atacar las pistas y sacar sonrisas en el proceso.

A pesar de tener todo el ADN de un deportivo de altas prestaciones como un monocasco de fibra de carbono, suspensión regulable, poco más de 300 caballos de fuerza y caja de cambios manual, el X-Bow está homologado para su uso en vías públicas. Gracias a esto podrías llevarlo sin problema a pasar el fin de semana en valle de bravo, o al menos eso asegura Benito Guerra, piloto mexicano de renombre presente en el evento.

Comenzando con el apartado mecánico, KTM X-Bow cuenta con un tren motor proporcionado por Audi, el conocido bloque 2.0 litros turbocargado que podemos encontrar en productos como Audi S3; en este “juguetote” dicho bloque logra dar la potencia de 305 caballos de fuerza a las ruedas traseras gracias a una reconfiguración de la mano de Dallara, una compañía especializada en la velocidad.

La caja de cambios encargada de convertir todos estos caballos de fuerza en movimiento es una transmisión manual y de 6 escalones desarrollada de igual manera por Audi, que según palabras de Michael Woelfling, director de producto para KTM, “no necesitas ser un gran piloto para sacarle el máximo provecho a cada una de las velocidades.”

“KTM X-Bow es un producto pensado para aquellos amantes de la velocidad, que disfrutan de correr en las pistas sin perder ese sentimiento purista gracias a la configuración de motor central, tracción trasera y cambios manuales,” nos comentó Michael en una entrevista realizada posterior al evento. “¿Qué tan fácil es vivir con uno de estos día a día?” preguntó su servidor, a lo que el directivo respondió “siempre y cuando no te moleste el sol, será tan fácil como lo desees.”

Y esta declaración puede ser cierta, pues a pesar de que el interior está diseñado para ahorrar peso, no pierde ciertos lujos como el aire acondicionado, un pequeño pero eficiente sistema de audio y un par de asientos firmados por Recaro que aseguran un balance entre comodidad y seguridad.

Las colaboraciones en el X-Bow no son solo mecánicas y a parte de los asientos Recaro, tenemos un volante desarrollado en conjunto por KTM y Momo desde el cual podemos controlar direccionales, iluminación, claxon, modos de manejo e incluso marcar nuestros tiempos de vuelta. También tenemos unos rines opcionales firmados por BBS para la versión GT, la cual añade un parabrisas en forma de visor para proteger a los ocupantes de cualquier peligro y eliminar la necesidad del uso de casco al rodar en vías públicas.

El precio del KTM X-Bow comienza en 150,000 dólares sin opcionales y teniendo como base la versión R, seguida por la GT y coronando con RR. Tanto R como GT se encuentran disponibles en nuestro país mientras que la versión más radical aún se encuentra a la espera de su llegada a suelos aztecas.

¿Quieres uno? Te tengo buenas noticias. Si eres uno de los 5 primeros en comprar un KTM X-Bow, la marca te invitará a un viaje de 5 días a la planta matriz de Austria en donde podrás conocer cómo ensamblan a mano las unidades y además disfrutarás de un fin de semana en la pista oficial de Red Bull en donde podrás probar toda la gama de KTM X-Bow sin preocuparte por ningún costo, pues corren de la mano de la armadora.

Ahora lee: