KIA Niro 2017, lo manejamos y te contamos todo sobre este nuevo SUV híbrido

Para complementar su gama de productos en el país, KIA Motors México decide que es momento de presentarnos a su primer SUV híbrido. El Niro, que es nombrado así por la combinación de las palabras “Near Zero y Hero”, está creado para hacer que la gente piense menos en repostar gasolina y se enfoque en la importancia de sus trayectos, con un interior suficientemente equipado, un exterior agradable y un apartado mecánico que sorprende a propios y extraños.

Realizó su primera aparición en el mercado mexicano a finales de 2016 con una presentación estática que adornaba el fin de actividades en el año de la marca asiática. En ese momento, KIA no tenía claro si su primer SUV híbrido iba a llegar a nuestro mercado, pero hoy, en el segundo mes del 2017, la automotriz nos entrega a su Niro, mismo que en su primera evaluación, nos dejó sensaciones sumamente positivas y al mismo tiempo, nos ahorró muchos litros de gasolina.

Metales

Lo más importante en este SUV es lo que se esconde debajo de la carrocería y del cofre. El tren motriz que ofrece entrega tecnología y elementos mecánicos que hacen un excelente equipo cuando trabajan juntos.

El motor a gasolina es un cuatro cilindros de 1.6 litros con 104 HP y 108 lb/pie de torque, mientras que el eléctrico es de imanes permanentes y ofrece 43 HP y 125 lb/pie de par motor. La potencia total es de 146 caballos de potencia y unos muy aplaudibles 195 torques.

El tren motor envía la potencia al eje delantero y se acopla a una transmisión automática de doble embrague con seis escalones y una modalidad de funcionamiento manual. El conjunto motor-transmisión funciona de muy buena manera tanto en ciudad como en carretera.

Niro ofrece tres programas de conducción que se accionan de forma natural dependiendo de los requerimientos del conductor y de las características del entorno. En primera instancia podemos disponer del modo cien por ciento eléctrico, mismo que funciona a bajas velocidades y mueve las ruedas del coche hasta los 130 km/h; después encontramos el clásico modo híbrido, en el que los dos motores se apoyan para entregar cifras de potencia paralelas; al final avistamos el modo regenerativo, que se acciona en frenos, ejes de rodamiento y motor, para devolver y cargar de energía al motor galvánico.

Detrás del volante

Las sensaciones de manejo que entrega Niro son equilibradas en todos los aspectos. Los motores y la caja son multifacéticos para desempeñarse en terrenos urbanos y también en condiciones de autopista. El tren motriz es amigable con ambos entornos y de hecho, sorprende con la facilidad que puede cambiar de carácter sin la necesidad de modificar su electrónica.

En ciudad juega de local. El motor eléctrico trabaja en terrenos de baja velocidad ahorrando carburante en embotellamientos y semáforos. La marca dice que su Niro logra 26 km/L en ciudad y que el mejor lugar para probar la eficiencia de este SUV es este tipo de entornos.

Es eficiente por naturaleza, pero cuando se le exige responde sin llegar a ser un vehículo deportivo. En carretera recorrimos 360 kilómetros, Niro nos entregó 25.2 km/L a un promedio de 110 km/h, que debería de ser la velocidad tope de todos los automovilistas. El impulsor entrega torque desde muy bajas revoluciones, mientras que el esquema de suspensiones permite al surcoreano sortear curvas a buenos ritmos. No es deportivo, pero sí dinámico.

A la vista

El tratamiento visual que KIA integra en este SUV es interesante en todos los frentes. Por fuera, Niro sigue el lenguaje de diseño que vemos en productos como el Optima, Sportage y Stinger, pero lo traduce en una carrocería crossover.

Por dentro, el equipamiento y calidad son correctos. Se ofrecen pieles genuinas en volante y asientos, plásticos suaves y elementos contrastantes en tablero y paneles de las puertas. El tacto interior general es muy bueno, mientras que el espacio también resalta.

El equipamiento interior incluye control crucero, computadora de viaje, cargador sin conexión, controles al volante, un gestor de desempeño híbrido, siete bolsas de aire, cámara de reversa, aire automático de doble zona, sensores de estacionamiento, alerta de punto ciego y aviso de tráfico cruzado. En realidad hay excelentes elementos en el abastecimiento interno, pero por el precio que se tiene que pagar por este SUV, nos hubiera gustado una pantalla táctil más grande con los ya clásicos servicios de Apple CarPlay y Android Auto.

En México

A nuestro mercado llega con una única versión que se sitúa en los 508,400 pesos. Hay seis colores diferentes y según nos comentan los encargados de producto en la marca KIA, es posible que más adelante se agregue equipamiento y versiones.