GMC Terrain, nueva generación más completa y equipada con muy buena relación valor/precio

El segmento de SUVs compactas en los Estados Unidos es sumamente importante para las americanas. La presencia de nuevos productos de otras latitudes les ha obligado a reinventarse. Para GMC es uno de los efectivos pues aquí aplican todo el expertise de décadas en desarrollo de SUVs con las adecuaciones y necesidades del momento. Así es que conciben a su nuevo modelo estrella, Terrain.

Este SUV existe para la marca desde el 2009 y le significó más de 750 mil unidades vendidas. La segunda generación está basada en una nueva plataforma concebida para camionetas y comparte elementos estructurales con las nuevas Chevrolet Equinox y Buick Envision. Debemos destacar que es 160 kg más ligera que, aunque no parece mucho, es significativo considerando tamaño y materiales, pero además es 34% más rígida en su construcción, lo que garantiza mejor insonorización y calidad de marcha.

Esta nueva generación echa mano de un concepto totalmente nuevo de lo que un SUV debe ser para el mercado. Todas las mecánicas son turbo y aunque en EUA se ofrece un motor de 1.5 litros, a México llegará únicamente un 2.0 litros de 250 caballos que se caracteriza por ofrecer un muy buen empuje. Acabamos de evaluar la nueva Equinox que llega con esta mecánica que nos ha dejado gratamente sorprendidos.

Buena marcha

En la aplicación de la nueva GMC, no decepciona, de hecho, es mucho mejor su desempeño y consumo gracias a la aplicación de una nueva transmisión de nueve cambios. La Terrain es el producto escogido por el grupo automotor para debutar esta nueva caja que destaca por su suavidad de operación y efectividad para darnos muy buenos consumos.

Manejamos alrededor de unos 200 km por caminos secundarios con un consumo por encima de los 10 km/l. Considerando el peso del vehículo nos parece muy bueno. También quedamos realmente sorprendidos de la capacidad de la caja: muy silenciosa, de cambios muy muy cortos. Podíamos rodar a 120 km/h en octava con apenas 2,000 rpm de motor, dando buen consumo instantáneo.

Por otro lado, la nueva manera de presentar la transmisión precision shift que se opera con botones nos pareció un tema solo interesante. No es nuestro hit pero parece que los potenciales clientes de la marca les gusta además de que permite ofrecer un buen espacio interior para carga en la consola central.

Percibimos un mejor interior. Se agradece que la marca tenga una diferenciación muy clara entre Equinox y Terrain. Hay una mejor calidad de materiales, aluminio, piel y maderas reales. Del mismo modo también percibimos una marcha más sólida/mejor aislada.

El espacio es bueno para cinco pasajeros, se ofrece un enorme techo panorámico y una cajuela suficientemente buena para cargar con maletas suficientes para un viaje de familia.

Para México

Afortunadamente a nuestro país llega con dos versiones con un amplio nivel de equipamiento y sin estar fuera del segmento por precio. Si bien por tamaño compite contra el segmento de Tiguan, CR-V por citar las más grandes de la categoría, por precio se enfrenta a los modelos más onerosos, como la Jeep Cherokee solo que la GMC no se ofrecerá en el país con la tracción integral.

Terrain se ofrece solo en dos versiones, SLT y Denali, por 548,900 y 641,900 pesos respectivamente. El equipamiento es bastante completo en ambas. Primero, la diferenciación exterior se nota por diferentes parrillas además de rines de 19 pulgadas para la versión tope.

En ambas versiones se incluyen los faros de Led denominados signature que dan ese toque particular de la marca, así como unas calaveras más agresivas y un perfil que se atreve a entregar una especie de techo flotante.

En términos de infoentretenimiento, Terrain ofrece el sistema más avanzado que tiene el grupo, vía una pantalla de ocho pulgadas con sistema de navegación en tiempo real y tienda de aplicaciones que sí se ofrecerá en México. Aquí vale la pena mencionar que este nuevo sistema 3.0 permite crear tu perfil con estaciones, posición de asiento, temperatura, aplicaciones y más, para que, cuando ingreses a otro auto, sea cual sea, que cuente con este sistema, puedas logearte y tener tus preferencias así sea otro modelo. Muy inteligente.

Los asientos son calefactables en todas las plazas, además de ventilados en los delanteros, un equipo de sonido Bose, cámara de estacionamiento de 360º con vibración en asientos para alerta de tráfico posterior cruzado, cajuela electrificada, cargador inalámbrico y complementa el paquete que ofrece GMC desde el año pasado en el que los servicios son gratis los primeros dos años o 24 mil km.

Para cerrar, el equipamiento de seguridad es muy completo. Destaca principalmente por ofrecer Alerta de colisión frontal con asistente de frenado a velocidades por debajo de los 50 km/h; monitor de punto ciego y asistente de mantenimiento dentro del carril con una intrusión muy ligera (me gustaría que fuera más notorio).

Y también es el primer GMC (el tercero dentro de grupo GM) en ofrecer conectividad 4G LTE para poder contectar hasta siete dispositivos. EL plan inicial es de 12 G de datos o 12 meses, además de sistema de asistencia OnStar.

Con todo ello detrás, honestamente no parece una mala opción de compra para quienes busquen un SUV muy pero muy bien equipado y que sin ser premium ofrece buena calidad de materiales y sensación de conducción, sin tener que pagar mucho más por modelos de tamaño similar pero con un emblema que le dicta ser premium.