GMC Sierra Denali 2019: Reto Sierra vs Nevado de Colima

Dentro de los retos que hemos planteado para la nueva generación de la GMC Sierra, no podíamos dejar de pensar en uno que exprimiera y pusiera en aprietos a hombre y máquina, como una subida a más de 4,000 metros de altura.

La nueva GMC Sierra tiene tras de sí más de 100 años de experiencia de la marca en el desarrollo de pick-ups. Con ese expertise, se presenta la nueva generación de la Sierra con una serie de atributos que le hacen una de las camionetas más capaces y mejor equipadas del segmento.

De hecho, nos permite darle un uso bastante agresivo sin perder las bondades de una camioneta con todo lo que necesitas a bordo para un viaje realmente confortable.

Por eso es que decidimos retar ahora a la Sierra Denali contra la propia naturaleza: una subida constante a más de 4,000 metros de altura a través de caminos realmente maltratados, con condiciones de piso con mucha grava y polvo bastante suelto para exigirle con todo al sistema de tracción y más de 150 curvas

El mirador del Parque Nacional del Nevado de Colima se ubica por encima de los 4,000 msnm. Es una de las tres montañas más altas de nuestro país y su acceso requiere, obligatoriamente, un vehículo con un efectivo motor y sistema de tracción.

Y la GMC Denali ofrece uno que nos permite elegir mediante una botonera el modo de tracción deseado entre 2H, 4H y 4L, que esta última, además, ofrece un diferencial posterior bloqueable automáticamente para cuando el terreno se ponga realmente complicado.

También se incluye el sistema de asistencia para pendientes Hill Descent Control.

Como complemento y de gran ayuda, contamos con una cámara de 360 grados que se apoya en 6 cámaras para darnos diferentes ángulos de visión para maniobras en espacio pequeños o en caminos complicados para evitar dañar la pcik-up o sus sistemas.

Pero al mismo tiempo, por dentro tenemos muy buena calidad de materiales como madera, piel y buenos plásticos, un sistema de infoentretenimiento con Android Auto y Apple Car Play, asistencia OnStar e Internet con conectividad 4G LTE hasta para siete dispositivos.

Además, los asientos, ajustables eléctricamente, pueden ser calefactables o ventilados y ofrece estribos eléctricos abatibles para ingresar a cabina o una nueva función para acceder rápidamente a la caja.

Hay múltiples contactos para carga de dispositivos incluyendo uno tipo de casa, además de un inalámbrico para smartphones y el volante es multifunción, también calefactable.

De lo que más gustó y fue de gran ayuda para esta prueba, fue el enorme Head Up Display de 15 pulgadas, configurable y que tiene un modo con información particular para actividades 4×4, como el ángulo de ataque y de inclinación, además de cómo funciona la tracción en cada eje o si incluso tenemos pérdida de adherencia en alguno de los neumáticos. Indicadores claros y valiosos para evitar perder trayectoria como, por ejemplo, en los caminos que nos encontramos en esta subida.

Se agrega para esta versión el Full Mirror Display, una cámara en HD que reemplaza al retrovisor tradicional con varios beneficios: las personas de la segunda fila y la carga no impiden la visión, se amplia el ángulo en unos 140º y mejora la visibilidad en un 300%.

La verdad es muy efectiva, aunque cuesta trabajo acostumbrarse al principio pues no logramos ver el final de la caja por ejemplo y nos da la sensación de un punto ciego en la parte posterior, pero justo para ello están los retrovisores con asistencia al punto ciego, por lo que la visibilidad posterior es inmejorable.

Además, tenemos asientos con alerta de vibración para reafirmar, por ejemplo, si hay algún objeto detrás o intensificar la atención del conductor con el sistema de alerta de colisión frontal.

Y para rematar, un equipo de sonido Bose de 6 bocinas que cumple para llevar la música por dentro.

El rey de la colina

El motor es una de las joyas de la corona en GM. Es el V8 de 6.2 litros con 425 caballos y unas efectivísimas 460 lb/pie de torque. Ofrece el Dynamic Fuel Management de desconexión de cilindros que permite operar con dos u ocho según la demanda. De hecho, el consumo fue bastante bueno en nuestra prueba, con más de 10 km/l en autopista a 110 km/l.

También ofrece Stop/Start para evitar consumos mientras estamos detenidos, que vaya que se agradece.

El V8 está acoplado a una transmisión de 10 cambios de modos sumamente suaves de operación; la primera mitad de los cambios son cortos, inmediatos, para contar con potencia y par en situaciones fuera del camino, mientras que la parte alta apuesta a relaciones más largas, ideales para autopista.

La subida la hicimos más o menos en una hora. Encontramos pasos realmente complicados y una intensa cantidad de polvo y ramas por los intensos incendios que sufrió el Nevado de Colima en los últimos días.

Pero aun así, este parque natural, no pierde su majestuosidad y es uno de los destinos obligados para quienes amen el contacto con la naturaleza y tengan buenos pulmones para subirlo.

Pero regresando a nuestra Sierra Denali, la dirección es, probablemente, uno de sus mejores atributos para este tipo de caminos, puesto que no transmite con violencia lo que sabemos está sucediendo debajo de las ruedas. Y las cámaras, insisto, de verdad, que son una herramienta vital para incursiones fuera del camino.

Y el motor, sin chistar, se mantuvo igual de enérgico en los agresivos pasos que nos encontramos.

Pero también hubo que bajar. Así es que sin dudarlo emprendimos el camino de regreso con mucha más alegría, porque como ya vimos de qué era capaz la Sierra. De hecho, ahora pudimos hacerlo con bastante más ritmo hasta completar alrededor de 53 km de trabajo extremo por caminos que pusieron realmente a prueba las capacidades de nuestra Sierra.

Ahora lee